La amistad entre los actores, ahora pareja, se remonta a 2012, cuando coincidieron en el rodaje de Her, el drama romántico de Spike Jonze en el que el personaje de él establecía una relación romántica con un sistema operativo inteligente. ESPECIAL
Meryl Streep y Don Gummer; Ryan Gosling y Eva Mendes; Sarah Michelle Gellar y Freddie Prinze Jr.; o el ganador del Oscar, Joaquin Phoenix y Rooney Mara. Son parejas que viven historias de amor prolongadas y que tienen, al menos, dos factores comunes: son estables y también muy discretas

Entre las fotos que dejó la gala de los premios Oscar de 2020 había una instantánea que conquistó al público: Rooney Mara, vestida de gala y con tenis, y Joaquin Phoenix comiéndose una hamburguesa vegetariana, sentados en una escalera.

La pareja, formada en 2016, aunque se conocen desde 2012, es una de las más estables en Hollywood.

Y no es la única que goza de buena salud en el mundo del cine: Meryl Streep y Don Gummer;  Ryan Gosling y Eva Mendes... Todas son historias de amor duradero y parecen tener en común un ingrediente fundamental: la discreción.

Ella, Sarah Michelle Gellar, fue una sensación adolescente al interpretar a la cazavampiros más famosa de la televisión, Buffy. Él, Freddie Prinze Jr., era el chico guapo de “She’s all that”.

Eva Mendes y Ryan Gosling. Juntos desde 2011, tienen dos hijas y son muy discretos.

Juntos huyeron de lo que habían hecho durante las vacaciones estivales en “I know what you did last summer” (1997). Hoy son una de las parejas más desconocidas para el público en general.

Se conocieron rodando la película de terror adolescente a finales de los años noventa y se casaron en 2002. Tienen dos hijos y mantienen su relación fuera del foco mediático.

“Lo primordial es mantener nuestra relación para nosotros mismos y no tenerla en público”, comentó Gellar a un medio estadounidense.

“Y como no la mostramos, la gente respeta nuestra privacidad”, añadió. Ambos miden sus apariciones públicas juntos y se cuidan de mostrar su intimidad en redes sociales.

Y si se habla de parejas estables y duraderas en Hollywood no puede obviarse el matrimonio formado por Meryl Streep y Don Gummer.

Meryl Streep y Don Gummer. Tienen 43 años juntos y siguen felices, pero discretos.

Lo suyo fue un amor veloz. Él es escultor y ella la gran dama del cine. Se casaron a los pocos meses de conocerse y ya cuentan 43 años desde entonces.

Gummer conoció a Streep cuando esta acababa de perder a su otro gran amor, John Cazale. Ella permaneció al lado de Cazale, enfermo de cáncer, hasta su muerte en 1978. Llevaban dos años juntos, ambos eran actores prometedores con talento a raudales, pero la enfermedad de Cazale se entrometió en su vida profesional y personal.

Cuando ella tuvo que abandonar el loft que compartía con Cazale, su hermano fue a ayudarla en compañía de un amigo: Don Gummer.

No fue amor a primera vista, pero no tardó mucho en saltar la chispa. Seis meses después contrajeron matrimonio. Aparte de sus apariciones juntos en diversas galas de premios, poco se conoce en los medios sobre su relación.

Ryan Gosling y Eva Mendes llevan juntos desde 2011. Son una de las parejas más bellas y estables. Se conocieron durante el rodaje de “The place beyond the pines” (2012) y en la actualidad tienen dos hijas en común.

Dejaron fuera de los focos sus primeros encuentros y, en cuanto se consolidó la relación, mantuvieron el hermetismo que ahora les protege.

Daniel Craig y Rachel Weisz, cuidan sus declaraciones y la identidad de la pequeña hija que tienen en común.

Ambos se cuidan mucho de publicar imágenes juntos o de sus hijas, manteniendo una clara diferenciación entre sus carreras y su vida privada.

El matrimonio que forman el último actor en meterse en la piel del superagente 007, Daniel Craig,  que ha protagonizado títulos como “Casino Royale” (2006); “Spectre” (2015) y la que se estrenará este año “No time to die”; y la protagonista de “The Constant Gardener” (2005), por la que consiguió el Óscar como actriz de reparto , Rachel Weisz, es un ejemplo de hermetismo y discreción total.

No tienen redes sociales y controlan hasta el mínimo detalle de la información que revelan en las entrevistas que derivan de su trabajo. Su vida privada es inescrutable y buscan preservar, tanto su intimidad, como la de la hija que tienen en común.

Aunque se conocieron en 1990 no se enamoraron hasta 21 años después cuando les unió el rodaje de “Dream House” (2011).  Él estaba comprometido y ella acababa de divorciarse del director Darren Aronofsky, padre de su primer hijo.

Seis meses después, contrajeron matrimonio en la más estricta intimidad. En 2018 anunciaron que estaban esperando un hijo en común. Fue una niña y no se conoce su nombre.

Se conocieron en una fiesta en Sidney, Australia, en 2002 y durante un largo período de tiempo mantuvieron su relación en la intimidad.

Sacha Baron Cohen es conocido por haber dado vida a personajes cómicos como Ali G, Brüno o Borat, aunque recientemente ha protagonizado una serie para Netflix lejos del registro de humor, en la que interpreta a un espía israelí.

Isla Fisher, nacida en Omán pero actriz australiana,  protagonizó “Wedding Crushers”(2005) , “Now you see me” (2013) y “Nocturnal Animals” (2016)  , entre otros títulos. Este 2020 harán 19 años juntos.

Se conocieron en una fiesta en Sidney, Australia, en 2002 y durante un largo período de tiempo mantuvieron su relación en la intimidad.

Dos años después anunciaron su compromiso, pero no se casaron hasta seis años más tarde, para que Fisher completara su conversión al judaísmo. En marzo de 2010 celebraron una boda secreta en París.

Desde entonces ambos han compartido pequeñas píldoras de su relación en alguna que otra entrevista, pero mantienen las barreras necesarias para no exponer su intimidad.

Parejas que les va bien en sus relaciones personales y que tienen un factor común que parece que ayuda: la discreción.