A los pies del Monte Rushmore el presidente de Estados Unidos crispó y profundizó en la crisis que vive el país por las protestas y reclamos antirracistas acusando a los manifestantes que alzan su voz para reclamar justicia racial de ser partícipes de una “campaña despiadada para borrar nuestra historia”.

A los pies del Monte Rushmore en la víspera del Día de la Independencia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo un llamado directo a los votantes blancos descontentos a cuatro meses de las elecciones, acusando a los manifestantes que reclaman justicia racial de participar en una “campaña despiadada para borrar nuestra historia”.

El presidente profundizó en la división que vive el país , ofreciendo un tono discordante a un electorado golpeado por una pandemia y herido por la injusticia racial tras asesinatos de alto perfil de varios afroestadounidenses. Trump se centró en la profanación que algunos manifestantes hicieron de monumentos y estatuas que honran a quienes se han beneficiado de la esclavitud, incluyendo algunos expresidentes, en todo el país.

Este movimiento está atacando abiertamente el legado de cada persona en el Monte Rushmore”, dijo Trump, quien lamentó la “cultura de la cancelación" y acusó a parte de la izquierda política de “difamar a nuestros héroes, eliminar nuestros valores y adoctrinar a nuestro hijos”. Según el mandatario, los estadounidenses deberían hablar orgullosos de su herencia y no deberían tener que disculparse por su historia.

Donald Trump, hizo un llamado directo a los votantes blancos descontentos a cuatro meses de las elecciones, acusando a los manifestantes que reclaman justicia racial de participar en una “campaña despiadada para borrar nuestra historia”. Foto: AP

No nos asustarán, no seremos degradados y no nos intimidará la gente mala y malvada", añadió Trump. “Eso no ocurrirá”.

El discurso y los fuegos artificiales en el Monte Rushmore se celebraron en el contexto de una pandemia que ha matado a más de 125,000 estadounidenses. El presidente voló al otro lado del país para reunir a una gran multitud de simpatizantes, la mayoría de ellos sin mascarilla, y todos ellos ignorando los lineamientos que recomiendan no participar en grandes concentraciones.

La discordia aumentó cuando el equipo de Trump confirmó durante su discurso que Kimberly Guilfoyle, una de las principales recaudadoras de fondos de la campaña y pareja del hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., había dado positivo al coronavirus estando en Dakota del Sur. Tanto Guilfoyle como Trump Jr., que funge como delegado de su padre, están aislados y han cancelado todos sus actos públicos, según Sergio Gor, jefe de personal del comité financiero de la campaña.

Durante su discurso, el presidente anunció la firma de una orden ejecutiva para crear el Jardín Nacional de los Héroes Estadounidenses, un vasto parque al aire libre que contará con las estatuas de los “mejores estadounidenses que jamás hayan existido”.

Con los vientos de la campaña en contra, el presidente se ha centrado en su base de seguidores más fervientes mientras en su equipo crece la preocupación porque sus datos en las encuestas en estados indecisos que decidirán los comicios van a la baja.

En las últimas semanas, Trump avivó sus ataques a las “mafias de izquierda”, empleó un epíteto racista para referirse al coronavirus y visitó la frontera sur del país para mostrar el avance de su promesa electoral de 2016 de construir un muro entre Estados Unidos y México.

El acto, aunque no era un acto de campaña en sí, parecía serlo, con una audiencia favorable que recibió a Trump con cánticos de “¡Cuatro años más!”, y aplaudió de forma entusiasta cuando él y la primera dama, Melania Trump, subieron al escenario.

Ellos creen que el pueblo estadounidense es débil y blando y sumiso", dijo Trump. “Pero no, el pueblo estadounidense es fuerte y orgulloso, y ellos no permitirán que le quiten a nuestro país y todos sus valores, historia y cultura”.

Algunos grupos de nativos americanos emplearon la visita del mandatario para protestar por el monumento del Monte Rushmore, señalando que las Black Hills donde se ubica fueron tomadas del pueblo Lakota.

Más de 100 personas, muchas de ellas lakotas, formaron en fila desde Keystone hasta el monumento, portando carteles e interpretando música lakota a 35 grados C (95 F). Algunos levantaron el puño al paso de los autos que trasladaban a los asistentes al acto. Otros mostraron carteles en los que podía verse “Protejan a los primeros pobladores de Dakota del Sur", “Están en tierra robada" y “Desmantelen la supremacía blanca”.

El presidente tiene que abrir los ojos. Nosotros también somos personas, y esta fue nuestra tierra primero", dijo Hehakaho Waste, un anciano líder espiritual de la tribu Oglala Sioux.

Unos 15 manifestantes fueron detenidos luego de bloquear una carretera e incumplir la hora fijada por la policía para desalojar el lugar.

El COVID-19 se ha cobrado la vida a más de 125,000 estadounidenses

Mientras las autoridades de salud pública piden a los estadounidenses que eviten las multitudes y participen en celebraciones por el Día de la Independencia más tranquilas ante el repunte de los casos de coronavirus, el presidente Donald Trump lo celebró a lo grande.

Está previsto que Trump celebre su “Saludo a Estados Unidos” el sábado con un discurso desde los jardines de la Casa Blanca que recordará la herencia estadounidense, un desfile aéreo militar sobre Washington, y una enorme exhibición de fuegos artificiales que se espera que congregue a miles de personas en el National Mall.

La celebración se produce un día después de que Trump inició el fin de semana feriado viajando al Monte Rushmore para una muestra de pirotecnia cerca de las icónicas tallas de los bustos de George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt. El presidente ofreció un combativo discurso en el que acusó a quienes protestan contra la injusticia racial de participar en una “campaña despiadada para borrar nuestra historia”.

Trump está participando en actos multitudinarios aunque muchas comunidades han decidido prescindir de los fuegos artificiales, los desfiles y otros festejos tradicionales para evitar la propagación del coronavirus que podría darse en las grandes reuniones festivas.

A pesar de esto, Trump insistió en seguir adelante con la celebración de eventos masivos, incluyendo el del Monte Rushmore, para el que la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, una aliada del presidente, dijo que no era necesario guardar la distancia social y las mascarillas eran opcionales. Trump dedicó un pequeña parte de su intervención allí a la pandemia, que se ha cobrado la vida de más de 129,000 estadounidenses.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advirtieron que las grandes aglomeraciones, como la prevista en Washington, presentan un riego para los contagios de COVID-19.

En otras partes del país, gobernadores y autoridades locales pidieron a los residentes que tomen precauciones en sus celebraciones.

En California, que en las últimas semanas sufrió un repunte en el número de contagios, el gobernador, Gavin Newsom, pidió a la población que no se junte con personas con las que no conviven y que eviten las multitudes. Para evitar que se formen, las autoridades cancelaron los fuegos artificiales de Los Ángeles, San Francisco, San Diego y otras poblaciones.

En Vanguardia estamos comprometidos con brindarte todos los días Información con Valor y por lo mismo nos encantará que nos siguieras en nuestras redes sociales e interactúes con nosotros y nuestra comunidad en Facebook, así­ como recibir las noticias al instante en nuestra cuenta de Twitter, así como darte de alta en nuestro premiado newsletter de información para despertar tu mente Jugo Naranja y nuestro newsletter local de VANGUARDIAMX, suscribirte a nuestro canal de Youtube y no dejes de ver nuestra propuesta de hermosas fotos y stories en nuestro canal de Instagram.

AP

The Associated Press o AP es una agencia de noticias de Estados Unidos fundada en 1846. Es una cooperativa propiedad de sus periódicos, y estaciones de radio y televisión contribuyentes en los Estados Unidos, que tanto aportan historias como utilizan el material escrito por la misma.