Archivo
Ya se cuenta con la autorización para iniciar la obra, las adecuaciones que se le están solicitando al gobierno federal son "cuestiones meramente burocráticas"

Será el 2 de junio cuando arranque la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, confirmó la secretaría de Energía, Rocío Nahle. El gobierno federal presentó una Manifestación de Impacto Ambiental que data de 2012 y cuya revisión no ha terminado.

En entrevista al término de la conferencia de prensa matutina del presidente, Rocío Nahle dijo que se entregó una manifestación de impacto ambiental (MIA) correspondiente a 2012 que se realizó en el mismo espacio donde se construirá la refinería de Dos Bocas, Tabasco.

"De lo de Impacto Ambiental trabajamos con la CEA, había tres MIA (Manifestación de Impacto Ambiental) la última fue de 2012, muy completa, porque en ese espacio se pensaba hacer una perforación de 93 pozos. Semarnat y la CEA nos dijo que querían varias modificaciones porque consideraban que era diferente el impacto ambiental de perforación y extracción pues todavía el impacto ambiental es profundo".

Dijo que el gobierno federal ya obtuvo la aprobación para iniciar la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, que se otorgó con la MIA de 2012, y que se han estado realizando revisiones y modificaciones a dicho proyecto para avanzar.

"Todo lo que nos han estado pidiendo para arreglar esta manifestación la estamos haciendo. Ya nos dieron un documento de aprobación, seguimos con temas pendientes que nos han estado pidiendo: son ocho veces que nos hemos reunido y son 8 veces que se han ido modificando o tomando en consideración lo que nos están solicitando. Nos piden sobre temas locales: el despalme, cuántos centímetros".

Señaló que ya se cuenta con la autorización para iniciar la obra y que las adecuaciones que se le están solicitando al gobierno federal son "cuestiones meramente burocráticas".

"Hemos estado cumpliendo con ello y ya tenemos el documento. Ya nos dieron el documento a CEA la semana pasada. Se especifica que no hay impacto ambiental para una obra de este tamaño cuando tres veces nos habían entregado la MIA".