Deshaun Watson quiere irse de los Texans de Houston.
El mariscal de campo pidió su canje hace unos días y al parecer no escuchará a su todavía equipo para mantenerse 020

Un día después de que se informara que Deshaun Watson había solicitado un canje,  nuevelo entrenador en jefe de los Texans, David Culley, señaló durante su conferencia de prensa de presentación, que aceptó el puesto sabiendo que Watson era el mariscal de campo de los Texans.

“Él es el mariscal de campo de los Houston Texans, y eso es todo lo que me preocupa”, dijo Culley, cuando se le preguntó sobre su conocimiento del estado de Watson mientras estuvo en el proceso de entrevista para el puesto. “Eso es todo lo que sabía y todo lo que se decía sobre lo que él quería hacer o no quería hacer. Todo lo que sé es eso…”.

“Es un Houston Texan. Y yo quería ser un Houston Texan. Y la razón por la que estoy en esta posición hoy, es porque sabía que él sería un Houston Texan. Las cosas de afuera que se decían fueron irrelevantes para mí”.

Watson, quien firmó una extensión de cuatro año y 156 millones de dólares en septiembre, está bajo contrato hasta la temporada 2025.Tiene una cláusula de no canje, pero dada la duración de su contrato y la posibilidad de etiquetarlo como franquicia por tres años, los Texans podrían optar por no canjearlo y tendrían el control de sus derechos hasta la temporada 2028.

La solicitud de cambio de Watson se produjo después de que, según se informa, no estaba satisfecho con el proceso del equipo para contratar al gerente general Nick Caserio a principios de enero.

“Desde el punto de vista organizativo, solo quiero reiterar nuestro compromiso con Deshaun Waton”, dijo Caserio. “Ha tenido un gran impacto en esta organización, un gran impacto en mucha gente, un gran impacto en este equipo, y esperamos la oportunidad de pasar más tiempo con él aquí esta primavera, una vez que comencemos”.

“Y no tenemos ningún interés en intercambiar al jugador. Tenemos un gran plan, una gran visión para él y para este equipo, y su papel en este equipo, y esperamos tener la oportunidad de pasar más tiempo con él aquí esta primavera”.

Si los Texans deciden quedarse con Watson, el jugador podría no presentarse a las actividades obligatorias del equipo o el campamento de entrenamiento, pero a un costo. Houston multaría a Watson con 95, 877 dólares por faltar al minicampamento y multarlo con 50 mil por cada día de entrenamiento perdido más el salario de una semana -620 mil- por cada partido de pretemporada perdido. En el improbable escenario de que Watson opte por retirarse, los Texans recuperarían 21.6 millones de dólares.

El propio jugador ya quitó toda su vinculación con los Texans en redes sociales y probablemente no quiera saber ya más del equipo que le dio una oportunidad en la NFL.