Incumplidas. Las metas que prometió la reforma no se han cumplido hasta el momento. / ESPECIAL
Cinco estados ricos en hidrocarburos, están endeudados, son pobres y sufren desempleo

CDMX.- Pobreza, bajo crecimiento, endeudamiento, poca generación de empleo. Esas son las características de los cinco estados petroleros de México: Campeche, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas y Chiapas.

A cinco años de la aprobación de la Reforma Energética, el impulso que se dijo traería a la economía del país queda en el registro de los discursos de su precursor: Enrique Peña Nieto.

La nueva administración de Andrés Manuel López Obrador puso a Petróleos Mexicanos (Pemex) como una de sus prioridades en la agenda de atenciones y constantemente señala en sus conferencias el alcance que se puede registrar a la fecha.

Los datos muestran que estas cinco entidades no han materializado las aportaciones en materia petrolera en bienestar.

Están ahí 11 millones 952 mil 800 personas en condiciones de pobreza y tres (Veracruz, Tabasco y Tamaulipas) sufren de altos índices de violencia.

El presidente López Obrador ha señalado en diferentes ocasiones que la Reforma Energética no cumplió con el incremento de la producción petrolera, no bajaron los precios del combustible y tampoco se generaron los empleos que se proyectaron.

Incluso, en los primeros días de su administración, dijo que ante el “fracaso” de esa reforma los “defensores de esa gran mentira” tenían que ofrecer una disculpa a los mexicanos por decir que se aumentaría la producción a 3 millones de barriles diarios.

Hoy está en 1 millón 728 mil barriles, según el Sistema de Información Energética (SIE).

ENTÉRESE

>  La opacidad y la falta de rendición de cuentas en el uso y evaluación de recursos causó que no se cumplieran los objetivos en las entidades petroleras.