Los debates electorales cumplen una función fundamental en las campañas, éstos no sólo son  para que hablen los candidatos, sino mayormente para que los ciudadanos conozcamos bien lo que los aspirantes a un puesto público se proponen hacer, porque las elecciones son fundamentalmente una tarea para los votantes, por lo que la educación y la información son los recursos que dan competencia política a los ciudadanos, sin éstos, el ciudadano corre el riesgo de votar a ciegas o de ser inducido contra su voluntad a emitir el sufragio por quien ni conoce.  

En todos los niveles, los debates son  una herramienta excelente para realizar un intenso escrutinio público para saber qué piensa, qué dice un candidato sobre los asuntos candentes que afectan a la población y así votar de manera informada por el que tenga mejores soluciones, ya que los electores son los jueces y los árbitros que juzgan y deciden después de conocer los argumentos.

La organización de 2 debates entre los 7 candidatos a la gubernatura del estado por parte del Instituto Electoral de Coahuila con la colaboración de algunas organizaciones civiles, uno el 19 de abril y el otro que será mañana, 4 de mayo, ha sido un ejercicio sin precedentes impulsado por parte del órgano electoral.

El 2° debate se realizará en Torreón y los temas a tratar serán: Desarrollo económico, finanzas públicas, transparencia y rendición de cuentas y desarrollo social, es de esperarse que  tenga una dinámica diferente al primero, que la  guerra de denuncias esta vez sea superada y que se debatan las propuestas de los candidatos contenidas en los temas elegidos.

Ahora el moderador será Carlos Puig, periodista de Milenio Televisión, y  su rol, tan importante como comunicador bien informado y de personalidad asertiva, seguramente no se reducirá a leer las preguntas y señalar los turnos de los participantes sino que aplicará las reglas del debate y lo conducirá por los causes pactados, el moderador podrá cuestionar a los candidatos a fin de centrarlos en el tema  e inducirlos a evitar las vaguedades y contradicciones y a que respondan con claridad las preguntas formuladas por él u otros candidatos.

Los debates son recomendables porque relegitiman el proceso democrático al demostrar, en su forma más elevada, la existencia de una discusión, de un diálogo plural y abierto donde los aspirantes a representantes del pueblo se exponen ante el público. El debate genera compromisos a los candidatos que finalmente son electos cuando éstos poseen ética política y se sienten obligados a cumplir con el electorado y alejarse de la demagogia. Subrayamos que el debate es un evento mediático que contribuye a mejorar el conocimiento que los ciudadanos tienen de los candidatos y la vida política en general.

Para los electores y quienes sigan el debate de mañana con interés, convendría que los candidatos cuyo porcentaje no crece o retrocede en las encuestas, ya no participaran en el debate, no por discriminarlos sino para que los 4 o 5 que van adelante tengan tiempo de exponer sus propuestas, aunque es una decisión difícil no tendría consecuencias, ellos siguen en campaña, también, dada la correlación de fuerzas sería conveniente que los candidatos que no avanzan se sumen a los que sí van adelante.

Por cierto, Santa Clos llegó adelantado a Coahuila con cientos de miles de despensas, en la Colonia Satélite Sur vi a personas con 4- 5 o hasta seis cajas de despensas en diablitos, obsequiadas por el Gobierno estatal para favorecer a su candidato, pero llegaron a todo el estado.