Foto: Especial
El Dodge Challenger no será el único en convertirse en híbrido dentro de poco. La siguiente generación del Ford Mustang, cuyo lanzamiento está previsto para el próximo año, traerá consigo una variante híbrida

POR GERARDO GARCÍA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO

Las exigentes normas ambientales dibujan un ocaso en el panorama del emblemático motor V8 americano. El inicio de una era entre los muscle-cars podría comenzar a partir de 2020 con el estreno de modelos híbridos de alto desempeño. En concreto, FCA ya insinúa que la siguiente generación del Challenger será electrificada.

La información llega de boca de Mike Manley, CEO de la marca, quien aseguró en entrevista a nuestros colegas de The Detroit News que las plataformas y tecnologías utilizadas hasta ahora necesitan evolucionar, de otro modo, no podrían existir a mediados de la siguiente década.

"Creo que la electrificación será indudablemente parte de la fórmula de los muscle-cars americanos del futuro. Lo que no va a suceder es un V8 supercargado de 700 hp", mencionó el ejecutivo, dando a entender que los colosales motores de ocho cilindros del Hellcat no tendrán un sucesor, al menos no sin la asistencia de un propulsor eléctrico.

Para tranquilidad —o menor incomodidad— por parte de los puristas, la parte eléctrica del vehículo no será la dominante. Los muscle-cars seguirán llevando potentes motores de combustión y, quizá, sólo un sistema mild-hybrid como los que hemos visto en ejemplares de otras marcas.

Eso sí el motor eléctrico no será dominante, no al menos al principio. Foto: Especial

El Dodge Challenger no será el único en convertirse en híbrido dentro de poco. La siguiente generación del Ford Mustang, cuyo lanzamiento está previsto para el próximo año, traerá consigo una variante híbrida confirmada por la propia marca, aunque sin haber entrado todavía en más detalles.

POR GERARDO GARCÍA PARA MOTORPASIÓN MÉXICO