Foto: Especial
Señalan al empresario Fernando Senderos. Dine alega protección ambiental; compró a 2 dólares el m2 y vende en 2 mil

Punta de Mita, Nay., La empresa Dine, propietaria de casi toda la franja marítima de este poblado, ahora quiere apoderarse del único espacio público que queda: la playa La Lancha, de arena blanca, que posee un estero con manglar y flora y fauna endémicas. Los pobladores se oponen al intento de ‘‘privatizar’’ este destino turístico y exigen su reapertura.

Con el argumento de que hubo ‘‘daños graves a los ecosistemas’’ causados por quienes ingresan a la playa –lo cual niegan los pobladores–, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró en agosto pasado el acceso a petición de la empresa Ranchos, La Lancha, Punta de Mita SA de CV, que cuenta con la concesión DGZF-100-01 para la conservación del lugar.

Desde entonces los habitantes de Punta de Mita se han opuesto en ocho ocasiones a que personal de la Profepa, acompañado de policías y trabajadores de Dine cerquen la zona federal con mallas. Los lugareños se congregan y, tomados de los manos, les han impedido el paso.

Javier Chávez, ingeniero ambiental y uno de los principales defensores de este sitio, asegura que Dine pretende privatizar la última playa pública en Punta de Mita, una de las más visitadas por surfistas nacionales y extranjeros.

Asegura que Dine ‘‘es dueña de casi todo Punta de Mita’’ y en su momento privatizó todas las playas de la localidad.

Foto: Especial

Asegura que el dueño de los terrenos es Fernando Senderos Mestre, presidente de los consejos ejecutivos y de administración de los grupo Dine y Kuo, así como miembro de los consejos de Kimberly Clark y Peñoles, entre otras empresas.

Dine tiene una larga historia en la Riviera Nayarit. En la década de 1990, cuando el priísta Rigoberto Ochoa Zaragoza gobernaba la entidad, decenas de pescadores fueron desalojados de Punta de Mita a punta de pistola y golpes para que Grupo Dine, promotora inmobiliaria con presencia en México, Estados Unidos y Canadá, se apoderara de playas en Corral del Risco.

Ya sin pescadores, la constructora de Dine, Cantiles de Mita SA de CV, adquirió alrededor de mil 500 hectáreas –gran parte frente al mar– y comenzó a construir el hotel Four Seasons y lujosas villas. El presidente Enrique Peña Nieto suele visitar el complejo turístico para jugar golf.

Dine compró al gobierno estatal, por medio del Fideicomiso de Bahía de Banderas, a un precio de dos dólares por metro cuadrado. Actualmente el precio es de entre 2 mil y 2 mil 200 dólares, de acuerdo con especialistas en bienes raíces.

En su momento, tanto empresa como autoridades aseguraron que el desarrollo turístico llevaría prosperidad a la región. Hoy día, la mayoría de las calles en Punta de Mita son de tierra y hay un grave desabasto de agua.

A principios del año 2000, Dine solicitó la concesión de la playa La Lancha, que mide casi un kilómetro, y se le otorgó con vigencia hasta 2017, según ambientalistas.

El ayuntamiento de Bahía de Banderas, al que pertenece Punta de Mita, solicitó la concesión, pero la Profepa se la renovó a Dine.

El alcalde, Jaime Cuevas Tello, indicó que dicha compañía cuenta con la concesión para ‘‘conservar’’ la zona; sin embargo, agregó, hubo daño ambiental y las autoridades multaron a Grupo Dine.

Señaló que se ha acercado a la Profepa y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales para solicitar que el gobierno local se encargue de cuidar la playa La Lancha.

Cuevas Tello mencionó que el ayuntamiento de Bahía de Banderas busca negociar con representantes de Dine una servidumbre de paso mediante un comodato.

Los integrantes de la Asociación de Mujeres de Bahía de Banderas AC, encabezadas por Marielza Izurieta Valery, demandan desde hace años más accesos al mar.

Izurieta Valery informó que interpusieron un amparo contra la Profepa. ‘‘No se va a cerrar esa playa, aunque los inversionistas tengan intereses, aunque venga el Plan Parcial de Desarrollo. Como mexicanos debemos insistir en que ese plan incluya accesos al mar’’, advirtió.

Puntualizó que no se puede cerrar el paso al mar ‘‘porque es (una zona) federal, a menos que haya un herido o un asesinato’’. Agregó que el objetivo de Dine es apoderarse de toda la playa. ‘‘No quiere que los morenos o los surfistas nos podamos bañar. Eso es todo’’.

Lamentó que el gobierno municipal no exija a los hoteleros que dejen accesos al mar al construir sus desarrollos y advirtió que el cierre de playas seguirá ‘‘mientras los ciudadanos no conozcan sus leyes y las defiendan’’.