El lunes pasado un nutrido grupo de maestros en activo y jubilados agremiados a la Sección 38 del SNTE, a la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro y a la Universidad Autónoma de Coahuila, que conforman la Coalición de Trabajadores de la Educación (CTE), se dieron cita en la explanada del Congreso del Estado para solicitar a los Diputados locales que, como representantes populares, atiendan sus solicitudes, las cuales consisten, en primer lugar, en el rechazo a la aprobación de la iniciativa de Reforma a la Ley de Pensiones presentada por el gobernador Rubén Moreira.

La CTE revisó minuciosamente la iniciativa enviada por Moreira y la que ellos mismos elaboraron, encontrando que la primera es lesiva a sus intereses porque el Gobierno de Coahuila ha soslayado su responsabilidad constitucional al haber entregado la administración del Servicio Médico y de las pensiones al Secretario General de la Sección 38.

Los profesores han advertido que Moreira pretende que su iniciativa se apruebe a toda costa porque, de no ser así, los trabajadores se quedarían sin pensión ya que la Dipetre está en quiebra, sostiene; con ello está tratando de intimidarlos, aseguran, eludiendo su responsabilidad como patrón y garante de los derechos de seguridad social que la Constitución establece.

En la manifestación del lunes, la CTE formó una comisión que fue la encargada de presentar ante José María Fraustro, líder del Congreso y otros diputados, una exposición comparativa de las dos iniciativas de ley, la presentada por el Gobernador y la elaborada por la propia CTE. El diálogo se prolongó por tres horas y los diputados se percataron de que la propuesta de la CTE es completa y que está elaborada con conocimiento de causa, ya que toca todos aspectos involucrados, tanto de forma como de fondo de los organismos públicos descentralizados, la Dipetre y la Clínica del Magisterio, en tanto que mostraron que la de Rubén Moreira es inconstitucional y corporativa. También solicitaron una auditoría externa y que haya una rendición de cuentas que esclarezca a dónde han ido parar los recursos de los aportantes de las tres instituciones y las propiedades de la Dipetre.

Los diputados manifestaron que la iniciativa presentada por la CTE les parecía correcta y que será analizada en comisiones. 

Los profesores de las tres instituciones esperan que la iniciativa enviada por Rubén Moreira no pase, exigen también que sin excusas ni pretextos se corrija de una vez por todas la problemática del Servicio Médico, que va cada día de mal en peor.

El Gobierno, en su calidad de autoridad, está obligado a administrar y cuidar los fondos de aportaciones y de acuerdo al principio de subsidiariedad está obligado a garantizarlos y a responder por ellos. 

El Gobierno de Coahuila pretende ocultar, sostiene la CTE, que en su calidad de patrón, no estaba entregando sus aportaciones y, lo peor, que las de los trabajadores en muchos casos las retenía por meses; esto, entre muchas otras cosas, son las verdaderas razones de la quiebra de la Dipetre. 

Los agremiados de la Sección 38, la UAAAN y la UAdeC están sometidos a aportaciones de seguridad social mayores que los aportantes del IMSS, que contribuyen con 25 por ciento; los del ISSSTE, son del 22, y los de la CTE, con el 56 por ciento.   

La CTE manifiesta con toda claridad que ellos están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en la defensa de sus derechos, porque no pueden tolerar que sean los trabajadores los que sigan pagando los platos rotos por las decisiones tomadas por el Gobierno del Estado y los líderes de la 38.