ARCHIVO
Destacó que una estimación del porcentaje del ingreso enviado como remesas en el primer semestre de 2020, indica que aumentó a 15.8%

CIUDAD DE MÉXICO.- La tasa de desempleo de los inmigrantes mexicanos que trabajan en Estados Unidos registró un nuevo descenso, lo que representó el tercero consecutivo al pasar de 17.1% en abril a 12.5% en julio, destacó el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla).

Señaló que la evolución de la actividad económica en Estados Unidos generó una nueva disminución, si bien moderado, se reflejó en las remesas familiares.

En un nuevo reporte, el centro que funge como Asociación de Bancos Centrales de América Latina y el Caribe ponderó que estos datos significaron un aumento de los niveles de ingreso de ese agregado de trabajadores mexicanos y en alguna medida también de los recursos disponibles para el envío de remesas a sus familiares en México.

Destacó que una estimación del porcentaje del ingreso enviado como remesas en el primer semestre de 2020, indica que aumentó a 15.8%.

"Ese incremento refleja la característica fundamental de las remesas que envían los migrantes mexicanos, que es contribuir a compensar la situación de desventaja de ingresos de sus familiares en México", explicó el gerente de Estadísticas Económicas y coordinador del Foro de Remesas de América Latina y el Caribe del Cemla, Jesús Cervantes.

En el análisis, en el cual también participó la economista del Centro, Cindy Sánchez, explicó que esa situación de desventaja se ha agudizado en 2020, particularmente considerando la fuerte caída de la actividad económica en México, que seguramente ha impactado negativamente a las fuentes de ingreso distintos a remesas de los hogares de familiares de migrantes mexicanos que residen en Estados Unidos.

Detalló que el nivel de ocupación de los trabajadores mexicanos inmigrantes en Estados Unidos resultó en julio de 5 millones 899 mil 387 trabajadores y se integró de 3 millones 787 mil 817 trabajadores ocupados de género masculino, el equivalente a 64.2% del total y de 2 millones 111 mil 570 mujeres.

Se distribuyó en 5 millones 98 mil 476 ocupaciones de tiempo completo –con jornadas laborales de 35 o más horas por semana- y 800 mil 911 empleos de tiempo parcial, de manera que el 86.4% de las ocupaciones fueron de tiempo completo.