Misterio. Al preguntar en la taquilla de la compañía, la operadora dijo desconocer el tiempo exacto de viaje. | Foto: MAYRA FRANCO
VANGUARDIA pudo comprobar que incluso los camiones recogen pasaje afuera de la Central Camionera

Los cobros irregulares, paradas aleatorias y sobrecupo siempre viajan en los Autobuses Saltillo-Parras (ASP), así lo denunciaron usuarios de esta ruta quienes tienen que soportar estas anomalías para visitar a sus familias o turistear en la meca del vino.

La queja generalizada es el tiempo que se tarda en el trayecto, de acuerdo con la app de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes MAPPIR, para recorrer los 147 kilómetros que unen a Saltillo y Parras, se requiere una hora con 50 minutos. De acuerdo con Miguel, quien denunció la situación, el viaje con esta empresa puede superar las tres horas, por las múltiples paradas que hace fuera del itinerario.

“Todavía no llevábamos ni 10 minutos de viaje y se detiene el chofer y se queda estacionado como media hora; en ese lapso se detiene un taxi y el pasajero se sube al camión, le paga en efectivo al chofer y poco después pasa lo mismo de nuevo.

“ Le preguntamos al chofer qué estaba pasando y el chofer le dice que estaba esperando pasajeros. Estábamos molestos, mi compañera de viaje llamó al teléfono de la empresa, le comentó la situación. 

En ningún momento nos dijeron que fuera algo normal, nos dijeron que se iban a comunicar con el chofer”, indicó el pasajero que quería turistear en la cuna de Francisco I. Madero.

“Sigue avanzando el chofer y cada 10 minutos se detiene y vuelve a subir gente, había muchos asientos vacíos. Ya en la carretera le hizo la parada un tipo y yo veo que el chofer le entrega billetes y se sube, 15 minutos después se bajó en otro ejido. Le preguntamos a otros pasajeros si esto era normal, si lo habían vivido anteriormente, nos dicen que sí, que no les agrada la situación pero que es una práctica común”, declaró el denunciante.

VANGUARDIA pudo comprobar que incluso los camiones recogen pasaje afuera de la Central Camionera. “Ya no alcanzamos boletos, entonces si lo esperas aquí, también se para”, comentó una pasajera que esperaba al ASP en la acera, agregando que se van sentados en el pasillo.

“Les dicen el sustantivo, porque son para animales o cosas”, declaró Misael, usuario frecuente de la ruta. “Lo saturan tanto que a veces te toca ir parado y te cobran igual. Es un robo. 

Además huelen mal y te tardas tres horas en llegar por que se paran cada 10 minutos. Una vez hasta me tocó ver una cucaracha”, agregó.

El jueves, esta casa editorial publicó la denuncia de un estudiante que se quejó de esta línea de camiones, porque no le respetaron la tarifa de temporada vacacional.