La policía británica encontró los cadáveres de 39 personas en el contenedor de un camión en una zona industrial del condado de Essex, Inglaterra.

La policía británica halló los cadáveres de 39 personas que se encontraban en el contenedor de un camión en una zona industrial del condado inglés de Essex y detuvo al conductor del vehículo como sospechoso de asesinato.

Los agentes confirmaron que encontraron de madrugada los cuerpos sin vida de 38 adultos y un adolescente en Waterglade Industrial Park, en la localidad de Grays, del citado condado.

El cuerpo policial de Essex detuvo al conductor del camión, un varón de 25 años, procedente de Irlanda del Norte, como sospechoso de asesinato y lo está interrogando. 

La policía recibió una llamada del servicio de ambulancias poco antes de las 12.40 GMT para notificarles el hallazgo de los cadáveres.

"Se trata de un incidente trágico en el que un gran número de personas ha perdido la vida", afirmó hoy el jefe de la policía Andrew Mariner, que agregó que las investigaciones a fin de establecer lo ocurrido continúan.

Los agentes confirmaron que encontraron de madrugada los cuerpos sin vida de 38 adultos y un adolescente en Waterglade Industrial Park, en la localidad de Grays, del condado de Essex, Inglaterra. Infografía: EFE

Mariner adelantó que los agentes tratan ahora de identificar a las víctimas si bien alertó de que ese proceso "podría ser largo". 

"Creemos que el camión es de Bulgaria y entró en el país en (el puerto de) Holyhead (al norte de Gales) el sábado, 19 de octubre", señaló. 

El jefe policial indicó que el hombre detenido es el conductor del vehículo.

 

Policía trata de esclarecer la identidad de 39 cadáveres hallados en Essex

 

La subinspectora de la policía de Essex (Inglaterra), Pippa Mills, indicó este miércoles que se desconoce la identidad y nacionalidad de las 39 personas halladas muertas en un camión procedente de Bulgaria y alertó de que la investigación será "larga".

Una vista aérea mientras los oficiales forenses de la policía asisten a la escena después de que se descubrió que un camión contenía una gran cantidad de cadáveres, en Thurrock, sur de Inglaterra. Foto: AP/UK Pool

En una escueta declaración ante los medios de comunicación, aseguró que identificar a las víctimas sigue siendo "la prioridad número uno" de los agentes. 

Mills calificó lo sucedido de "tragedia absoluta" e instó a cualquier persona con información sobre el suceso a ponerse en contacto con la policía, que interroga ahora al conductor del vehículo, un hombre de 25 años de Irlanda del Norte

"Por favor, tengan en cuenta que nos encontramos en la fase temprana de lo que será, probablemente, una investigación larga", dijo la subinspectora a los periodistas.

No aclaró en su intervención cómo los servicios de ambulancia, que alertaron a ese cuerpo policial sobre las 2.40 GMT, se enteraron de la presencia del camión y reiteró que en estos momentos se desconoce la identidad de las víctimas -38 adultos y un adolescente- así como cuál es su procedencia. 

Mills comentó que se cree que ese camión llegó al país el pasado sábado 19 desde el puerto del norte de Gales de Holyhead, si bien aún no se ha establecido qué ruta siguió para entrar en el Reino Unido.

Los oficiales de policía acordonan el área alrededor del camión en la escena en el Parque Industrial Waterglade en Grays, Essex, Gran Bretaña. Foto: EFE/EPA

Hallazgo de los 39 cadáveres en Essex reabre el debate sobre inmigración ilegal

 

La policía británica investiga el hallazgo esta madrugada de 39 cadáveres en un camión frigorífico procedente de Bulgaria, encontrado en un polígono industrial de Essex (este de Inglaterra), un incidente que pone de relieve el peligro de las mafias de inmigración

Los agentes detuvieron al conductor del vehículo, un hombre de 25 años de Irlanda del Norte, como sospechoso de asesinato y tratan de esclarecer las circunstancias -llenas de interrogantes- que rodean al trágico fallecimiento de esos 38 adultos y un adolescente

En una escueta declaración a los medios, la subinspectora del cuerpo policial de Essex, Pippa Mills, apenas desveló datos de la pesquisa y adelantó que esta será probablemente "larga", al tiempo que instó a la colaboración ciudadana que pueda arrojar algo de luz sobre el caso.

Los agentes de policía acordonan el área con el camión en la escena en el Parque Industrial Waterglade en Grays, Essex, Gran Bretaña. Foto: EFE/EPA

La identificación de las víctimas, cuya nacionalidad se desconoce, es la "prioridad número uno" de los agentes, según aseguró Mills, así como determinar qué ruta trazó el vehículo hasta llegar al polígono de Waterglade Industrial Park, en Eastern Avenue, en la localidad de Grays, que ahora se encuentra acordonado.

"Por favor, tengan en cuenta que nos encontramos en la fase inicial de lo que será, probablemente, una investigación larga", alertó la subinspectora.

Se cree que el camión, procedente de Bulgaria, habría entrado al Reino Unido, el pasado sábado 19, por el puerto de Holyhead (en Anglesey), al norte de Gales, que utilizan habitualmente los ferries llegados de la República de Irlanda y cuyas medidas de control no son tan elevadas como en los de Dover o Calais. Aunque la ruta final no está totalmente identificada.

La policía no aclaró tampoco otro de los interrogantes: cómo los servicios de ambulancia, que fueron los que avisaron a los agentes con una llamada sobre las 2.40 GMT de la madrugada, se enteraron de la presencia de los cadáveres en el camión.

Una vista aérea mientras los oficiales forenses de la policía asisten a la escena después de que se encontró que un camión, visto en el centro, contenía una gran cantidad de cadáveres, en Thurrock, sur de Inglaterra. Foto: AP/UK Pool

Entre las primeras hipótesis, se conjetura con que el episodio está vinculado al tráfico ilegal de personas y que el vehículo, a través de Irlanda, habría elegido un camino distinto a las vías habituales para introducir en el Reino Unido ilegalmente a inmigrantes indocumentados, evitando los concurridos puertos de Dover y Calais, más vigilados.

El consejero delegado de la Sociedad de Camiones de Carretera (Road Haulage Association), Richard Burnett, informó a los medios locales de que el camión era una unidad frigorífica, un dato que aun no ha sido confirmado por la Policía británica.

Subrayó que la tragedia "pone de relieve el peligro que tienen las mafias de inmigrantes que introducen (en los países) a personas de manera ilegal en camiones". 

Las condiciones en las que se encontraron esas víctimas fueron "absolutamente horrendas", según este responsable, en alusión a las unidades frigoríficas.

"Son oscuras e increíblemente frías y las temperaturas llegan a alcanzar allí los 25 grados bajo cero si transportan productos congelados", lo que provoca que los humanos "pierdan la vida bastante rápido", puntualizó.

Como ruta probable, el camión podría haberse desplazado en ferry desde Cherbourg (Francia) hasta Rosslare (Irlanda) antes de conducir hasta Dublín. Una vez allí, habría tomado, hipotéticamente, otro ferry hasta Holyhead (Norte de Gales), desde donde se habría desplazado a su destino por carretera. 

A diferencia de Calais o Dover, el puerto galés carece de sofisticados controles y medidas de seguridad y hace más fácil el acceso, aunque supone un trayecto más largo, pues puede llevar "entre tres y cinco días", según valoró. 

Por su parte, Seamus Leheny, gestor de la Asociación de Transporte de Carga de Irlanda del Norte, opinó que "si llegó procedente de Bulgaria, entrar en el Reino Unido mediante Holyhead es una ruta poco ortodoxa". 

Los oficiales de policía asisten a la escena después de que se descubrió que un camión, visto en la parte trasera, contenía una gran cantidad de cadáveres, en Thurrock, sur de Inglaterra. Foto: AP/UK Pool

Agregó que algunas personas habían alertado de que los controles de seguridad se han incrementado recientemente en los citados puertos -de Dover y Calais- con lo que esa ruta podría haber sido contemplada como una vía más fácil. 

El suceso conmocionó a la sociedad británica, últimamente absorta en el rompecabezas del "brexit", y su primer ministro, Boris Johnson, se mostró "horrorizado" frente a lo sucedido.

Su homólogo irlandés, Leo Varadkar, tildó las muertes de "tragedia humana" y aseguró que se investigará si el camión pasó por Irlanda. 

La Agencia Nacional Contra el Crimen (NCA) apuntó hoy que el número de inmigrantes introducidos ilegalmente en este país en contenedores de camiones "aumentó" en el último año, sin ofrecer cifras actualizadas. 

Si bien la magnitud exacta de este problema se desconoce aún, la NCA señaló que el número de víctimas potenciales de tráfico de personas y esclavitud moderna creció y en 2018 se registraron 6,993 casos, un 36 % más que en 2017. 

Grupos de activistas como la organización Stand Up to Racism organizó una vigilia en memoria de las 39 víctimas para mañana jueves -entre las 17.00 y las 18.00 GMT- a las puertas de la sede del Ministerio británico de Interior. 

El Reino Unido vivió un incidente similar en junio de 2000, cuando 58 inmigrantes chinos fueron hallados muertos por sofocación en la parte trasera de un camión en el puerto de Dover, un suceso en el que el conductor holandés de ese vehículo fue encarcelado y en el que dos personas lograron sobrevivir.