Impacto. Según Rodolfo Garza, el futuro económico de la región de los Cinco Manantiales, se ve comprometido con la explotación del gas shale. / Archivo
El problema está dirigido a problemas futuros en el desarrollo urbano, social y tecnológico.

Rodolfo Garza Gutiérrez, representante de la Asociación de Usuarios del Agua, señaló que con la exploración de gas shale en el norte de Coahuila se pone en riesgo el futuro económico y ambiental de la región de los Cinco Manantiales y carbonífera por la cantidad de agua que se utilizará, pues aseveró que a este problema se asocia al de Grupo Modelo–Constellation Brands, quien extrae el líquido desde Zaragoza. 

Aunque reconoció que no existe riesgo de que se termine el agua en esa región, si sostuvo que el problema está dirigido a problemas futuros en el desarrollo urbano, social y tecnológico. 

“Al extraer esa agua y con la que se está extrayendo de cervecería, van a sacar todavía más agua y cuál va a ser el desarrollo económico, urbano, poblacional de aquella zona que contempla Piedras Negras, Guerrero, Allende, Morelos, Zaragoza, entre otros municipios que tienen una muerte anunciada porque se van a terminarlos ranchos cinegéticos de Coahuila”, señaló. 

El regidor por Morena insistió en que la aprobación de los permisos para iniciar las perforaciones del fracking  fueron “uno de los errores más grandes que puede cometer este Gobierno y que afectará a las generaciones futuras, que está actuando con total inconciencia y des humanidad, anteponiendo el interés económico por encima del interés de la salud de los habitantes y el daño irreversible que le van a hacer al ecosistema”. 

Aseguró que en estos proyectos se está anteponiendo el uso del agua para reducir las importaciones de gas. 

En 2016 el entonces alcalde de Zaragoza, Leoncio Martínez, denunció la escasez de agua en el municipio debido a que la empresa Constellation Brands, dueña de Grupo Modelo, goza del apoyo de los gobiernos Federal y Estatal, que privilegian a la compañía estadounidense por encima de los habitantes, pues para producir un litro de cerveza se necesitan 3.25 litros de agua. Una parte de lo que sobra se reutiliza en las diferentes áreas de la planta y el resto se desecha al Río Bravo.