Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas / Foto: Archivo
El exgobernador de Tamaulipas, recién vinculado a proceso, es muy cercano al polémico coahuilense

En 12 días, Eugenio Hernández Flores, exgobernador de Tamaulipas, recién vinculado a proceso por lavado de dinero y peculado, cumplirá 59 años de edad. Su nombre se suma al de otros ex mandatarios de su entidad en conflictos legales.

Antes de ser gobernador (2005-2010), Hernández Flores, ingeniero civil egresado del Tecnológico de Monterrey, fue alcalde de Ciudad Victoria (2001-2004), recordó el periódico Milenio.

Hernández fue también diputado federal por el quinto distrito de Tamaulipas en el 2000. Desde entonces, sus principales “logros” estuvieron enfocados en el ámbito de la urbanización, la modernización del estado y la infraestructura, rubro en el que se encuentran las denuncias que hoy pesan en su contra.

Conexión coahuilense

Su paisano Javier Villarreal Hernández, muy cercano a Eugenio Hernández, después de trabajar con el ex mandatario, se fue a Coahuila donde se convirtió en colaborador del entonces gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés.

Villarreal Hernández, trabajó en la Secretaría de Finanzas de Coahuila y hoy es juzgado por la justicia norteamericana por lavado de dinero, pero está libre como informante. 

Antes que Villarreal, otro tamaulipeco, Baltazar Hinojosa, también miembro de la clase política tamaulipeca a la que pertenece Hernández, participó activamente en la vida pública coahuilense colaborando con el entonces gobernador de Coahuila, Rogelio Montemayor.

En aquellos años, Hinojosa fue delegado de Sedesol, primero, y subsecretario de Egresos, después. Continuó su carrera política en Tamaulipas y cuando el año pasado buscó la gubernatura de su estado abanderado por el PRI, perdió la elección.

Javier Villarreal, exsecretario de Finanzas / Foto: Archivo

En tanto, Eugenio Hernández, siete años después de dejar la gubernatura, fue detenido acusado de comprar, a través de un prestanombres, mil 600 hectáreas en el Puerto Industrial de Altamira.

Después, en mayo de 2015 una Corte Federal de Estados Unidos emitió una orden de arresto contra Hernández Flores por haber lavado dinero al realizar transferencias ilegales de presuntos sobornos recibidos por el cártel de Los Zetas, en su administración.

Otro coahuilense fue quien mencionó el nombre de Eugenio Hernández Flores en ese caso, luego de que la Administración para el Control de Drogas (DEA) detuvo al empresario Guillermo Flores Cordero, acusado de manejar un negocio ilegal de envío de dinero a ese país.

Flores Cordero se declaró culpable y dijo que entre sus clientes estaba el ex gobernador de Tamaulipas, quien durante su mandato envió fuertes cantidades de dinero a Estados Unidos, con las que adquirió cuatro propiedades en Texas.

Ahora Eugenio Hernández, como otros políticos de “su camada”, enfrenta a la ley por la presunta ilegalidad de su patrimonio.

Con información de Milenio