La petición de extender el despliegue de la Guardia Nacional encontró resistencia la semana pasada, cuando algunos gobernadores expresaron renuencia o se negaron a comprometer efectivos por más tiempo en la capital. AP
La decisión de dejar a los miembros de la Guardia Nacional en la ciudad resalta las preocupaciones sobre la seguridad en el Capitolio

WASHINGTON.- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, aprobó de manera formal una extensión del despliegue de los miembros de la Guardia Nacional en el Capitolio federal por dos meses más debido a que persisten las amenazas de violencia, informó el martes el Pentágono.

Cerca de 2 mil 300 efectivos de la Guardia Nacional seguirán proporcionando seguridad en Washington hasta el 23 de mayo, a petición de la Policía del Capitolio, de acuerdo con un comunicado emitido por el departamento. En los últimos días, las autoridades habían batallado para determinar si iban a realizar la solicitud y cuándo lo harían a medida que se acercaba el plazo fijado para el 12 de marzo para que los miembros de la Guardia Nacional abandonaran la capital estadounidense.

Actualmente, hay 5 mil 100 elementos de la Guardia Nacional en Washington, y estaba previsto que partieran de la ciudad este fin de semana. No estaba claro si algunos de esos soldados tendrán que quedarse uno o dos días más mientras llegan nuevos efectivos, son entrenados y se instalan. El Pentágono dijo que los funcionarios de Defensa trabajarán con la Policía del Capitolio para reducir gradualmente el número de miembros de la Guardia Nacional que se necesitan en la ciudad conforme pase el tiempo.

La decisión de dejar a los miembros de la Guardia Nacional en la ciudad resalta las preocupaciones sobre la seguridad en el Capitolio, dos meses después que unos manifestantes irrumpieron en el recinto en un asalto que dejó cinco muertos. Las agencias del orden han permanecido en alerta máxima en repuesta a reportes de inteligencia que indican posibles amenazas contra la sede del poder legislativo por parte de grupos armados.

La petición de extender el despliegue de la Guardia Nacional encontró resistencia la semana pasada, cuando algunos gobernadores expresaron renuencia o se negaron a comprometer efectivos por más tiempo en la capital. Ahora parece que habrá suficientes estados dispuestos a proveer soldados de la Guardia Nacional para la misión, dijeron los funcionarios de Defensa, que pidieron preservar el anonimato por estar discutiendo deliberaciones internas.

Horas antes, John Kirby, el principal portavoz del Pentágono, dijo que la decisión de mantener la presencia de la Guardia Nacional estaría basada en las inquietudes de las fuerzas de seguridad locales junto con las necesidades de la Policía del Capitolio.

“No sólo se trata de una valoración de la amenaza, es sobre asistir y apoyar las capacidades de las que ahora puede carecer la Policía del Capitolio o que quizás deban mejorarse”, comentó Kirby, y añadió que la solicitud de la extensión estuvo basada en gran medida en utilizar a la Guardia Nacional para llenar los vacíos en las capacidades de la Policía del Capitolio.