Eli Lilly, una de las más grandes empresas internacionales farmacéuticas de origen estadounidense, dio a conocer que su fármaco de anticuerpos contra el COVID-19 tiene la capacidad prevenir enfermedades entre residentes y personal de hogares de ancianos y otros centros de atención permanente.

La empresa farmacéutica Eli Lilly afirmó que su fármaco de anticuerpos contra el COVID-19 es capaz de prevenir enfermedades entre residentes y personal de hogares de ancianos y otros centros de atención permanente.

Se trata del primer estudio importante que muestra que un tratamiento puede prevenir la enfermedad.

Residentes y personal que recibieron el fármaco tuvieron hasta un 57% de menos riesgo de contraer el COVID-19 en comparación con otras personas en el mismo centro a las que se les administró un placebo, de acuerdo con la farmacéutica. Tan solo entre los residentes del asilo, el riesgo se redujo hasta un 80%.

El estudio involucró a más de 1,000 residentes y personal en hogares de ancianos y otros centros de atención de largo plazo. El estudio fue realizado junto con los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés). Los resultados fueron dados a conocer en un comunicado de prensa y la compañía señaló que en breve serían publicados en una revista.

En noviembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia del fármaco anticuerpos de Lilly como un tratamiento para casos leves o moderados de COVID-19 que no requieren hospitalización. En un tratamiento administrado una sola vez vía intravenosa.

Lilly señaló que buscará que esa autorización se expanda a fin de incluir el uso del fármaco para prevenir y tratar casos de COVID-19 en centros de atención permanente.

Los hogares de ancianos y otros centros de atención de largo plazo han sido muy afectados por la pandemia. En Estados Unidos, representan menos del 1% de la población, pero ahí se ha registrado cerca del 40% de las muertes por COVID-19 del país.

Personal y residentes de estos centros de atención permanente forman parte del grupo prioritario en el proceso de vacunación que recientemente se puso en marcha.