De acuerdo con los expertos, la clave para acabar con la impunidad en estos crímenes no es suplir el delito de feminicidio con un homicidio agravado, como lo propuso Alejandro Gertz Manero. ESPECIAL
Los registros de juicios por feminicidio abiertos en 17 estados de la revelan que hay procesos penales que han durado siete años sin que hasta el pasado mes de diciembre hubiera una sentencia

CDMX.- Lentas y tortuosas, así son las investigaciones sobre feminicidio en México. Cuando una mujer es asesinada en el país, el dolor para su familia es doble: se enfrentan a la muerte de su ser querida y después, cuando buscan que se castigue al responsable de los hechos, se topan con procesos judiciales interminables que hacen ver a la justicia como un lujo.

Los registros de juicios por feminicidio abiertos en 17 estados de la República —a los que El Universal tuvo acceso a través de la Plataforma Nacional de Transparencia— revelan que hay procesos penales que han durado siete años sin que hasta el pasado mes de diciembre hubiera una sentencia contra los supuestos agresores.

Esto pasa con frecuencia en Tabasco, por ejemplo, donde el Poder Judicial tiene registrados tres juicios que iniciaron desde 2012, pero hasta finales de 2019 no había algún castigado. Los registros de Tabasco también indican que desde que se tipificó el delito en el estado, sólo 16 juicios han concluido con sentencia condenatoria.

Especialistas consultados  indican que la demora de las autoridades para resolver feminicidios se debe a la falta de perspectiva de género con la que trabajan, así como a la deficiencia de sus investigaciones.

De acuerdo con los expertos, la clave para acabar con la impunidad en estos crímenes no es suplir el delito de feminicidio con un homicidio agravado, como lo propuso Alejandro Gertz Manero, fiscal General de la República, sino que se debe fortalecer la capacidad investigativa del Ministerio Público y sensibilizar a los jueces.

La información que obtuvo esta casa editorial mediante solicitudes de información realizadas a todos los poderes judiciales estatales del país también coloca a Chiapas, Colima, Oaxaca y Guanajuato en la lista de estados que se tardaron más en resolver juicios por feminicidio o que siguen pendientes.

Hasta diciembre del año pasado, en Oaxaca había 20 juicios no concluidos  que fueron abiertos entre 2013 y 2015, mientras que otros cuatro casos tuvieron que esperar hasta cinco años para obtener sentencia condenatoria.