Foto: Francisco Rodríguez
El motivo fue del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada

Torreón.- La Fiscalía General de Coahuila envió dos corona fúnebres a los dos memoriales de ¡desaparecidos! en Torreón, por motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, acción que las familias calificaron de “insensible y falto de respeto”.

“No sé qué insensibilidad de las autoridades. O es el mensaje que ellos nos quieren dar, pero un mensaje a medias, sin verdad”, reclamó María Elena Salazar, miembro de Fuerzas Unidad por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fuundec).

María Elena contó que llegaron al memorial de desaparecidos en la Alameda Zaragoza para preparar la misa y el evento por el Día Internacional, cuando llegó una persona con la corona. “Esto qué significa”, preguntaron. “La mandan de la Fiscalía”, respondieron.

“El llegar y encontrarnos esa ofrenda floral que los gobiernos ponen cuando conmemoran un acto luctuoso. Nosotros no estamos conmemorando un acto luctuoso. Estamos aquí exigiendo una lucha, una búsqueda, para nosotros es muy fuerte”, comentó Salazar.

Óscar Flores, también miembro de Fuundec, dijo que es un insulto porque las familias recuerdan un día que no debería de celebrarse ni existir. “Se recuerda este día gracias a las autoridades”, señaló el padre de Jesús Daniel, desaparecido hace ocho años.

Después que las familias se negaron a aceptar la corona, elementos de la Fiscalía de Coahuila retiraron una corona fúnebre que ya habían dejado en el memorial de Grupo Vida, del otro lado de la Alameda. La corona tenía dos listones blancos, uno de la Fiscalía General de Coahuila y otro con la leyenda de la Fiscalía de Personas Desaparecidas.

“Estamos buscando justicia y verdad y exigiendo que vivos se los llevaron y vivos los queremos. Eso que nos mandaron para nosotros fue el primer chingazo que recibimos ahorita en la mañana”, expresó la madre de Hugo González Salazar, desaparecido hace nueve años.

Para María Elena es algo que les pegó y les caló. “Pareciera que el mensaje es que quieren enterrar los casos pero después de tantos años seguimos en nuestra esperanza. Les dijimos que no queríamos eso aquí. Nuestros hijos no están muertos mientras las autoridades no demuestren lo contrario”, comentó.

Para Óscar Flores la corona fue como querer por parte de las autoridades, que las familias olviden a sus desaparecidos.