Robert Kraft, dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra | Foto: AP
Todo dependerá de la decisión de una juez para mostrar o no el material que fue filmado en un salón de masajes, en el que aparece el dueño de los Patriotas

Florida.- Los fiscales dijeron a una corte que prevén divulgar el video grabado por cámaras ocultas, en el que aparecerían varias personas, incluido el dueño de los Patriotas Robert Kraft, teniendo relaciones sexuales en un salón de masajes en la Florida.

Sin embargo, dependerá de un juez la decisión de mostrar o no el video.

Mediante una notificación en un caso relacionado con el de Kraft, los fiscales del condado de Palm Beach consideraron que los videos constituyen registros públicos bajo la ley de Florida. Por lo tanto, planean mostrar versiones de los mismos, aunque con parte de las imágenes difuminadas por medios digitales.

Los abogados de Kraft actuaron de inmediato en busca de impedirlo, y acusaron a los fiscales de una “evidente conducta procesal indebida”.

Kraft fue acusado en febrero de dos cargos menores de solicitar servicios de prostitución, por haber presuntamente pagado a cambio de relaciones sexuales en el spa Orchids of Asia de Jupiter, Florida. Se ha declarado inocente.

Otros 24 presuntos clientes del local enfrentan cargos similares.

David Aronberg, fiscal estatal en Palm Beach, escribió a la corte y señaló en el caso relacionado que no existen bases para impedir la revelación de los videos.

Sin una orden de la corte, el estado divulgará los registros públicos solicitados”, después de que se hagan las ediciones digitales pertinentes, escribió Aronberg.

Su vocero Mike Edmonson dijo que la divulgación no es inminente, dado que la corte procesa numerosas solicitudes de registros públicos relacionados con el caso.

El abogado defensor Jack Goldberger envió con celeridad una carta al juez que supervisa el caso de Kraft. Dijo que los fiscales tratan de “evadir una revisión judicial” y una promesa que habrían hecho, de esperar un fallo del tribunal para determinar si los videos constituyen archivos de interés público.

“El intento de mala fe del estado por eludir la revisión judicial simplemente mediante la revelación de los videos” antes de que el juez se pronuncie “es una afrenta a la justicia y una grave falta ética”, escribió Goldberger.