Agresión. Hasta el domicilio de la afectada acudieron elementos de la Cruz Roja para trasladarla al Hospital General donde curarían sus lesiones. Ulises Martínez
Los uniformados detuvieron al agresor y lo llevaron a las celdas municipales a disipación del Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer

Tener el enemigo en casa, fue lo que pensó Verónica Mendoza, de 36 años, quien siempre buscó la mejor manera de evitar que su expareja hiciera maldades en su hogar como ya lo había hecho antes, pero la mañana  de ayer el plan falló.

Alrededor de las 11 de la mañana, uno de los vecinos de la casa de la esquina de Calle 27 y Calle 14 en la colonia Mirasierra fue quien llamó a la Policía y ayudó a Veronica, quiene estaba siendo golpeada en su domicilio. 

Al escuchar los gritos, el vecino entro a la casa y separo a quien se identificó como Humberto Tabaré de Luna González, de 47 años, quien tras impedir que se fuera con sus padres su ex mujer comenzó a golpearla con el puño cerrado.

Uno de los hijos, un pequeño de 8 años, intentó que la dejara en paz, pero fue empujado y se golpeó contra la pared, arribando los oficiales municipales para detener al agresor. 

Verónica informó que permitió el hombre que se quedara en casa “aunque ya no tengan nada que ver”, ya que no dejaba de acosarla y prefirió llevar la fiesta en paz y dejar de pelear, pero con los golpes de esta mañana ya van tres veces que la agrede. 

Los uniformados detuvieron al agresor y lo llevaron a las celdas municipales a disipación del Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, donde se espera que se le ponga una orden de restricción en base a la denuncia de la afectada. 

Verónica, fue trasladada a las instalaciones del Hospital General para su valoración y curación de las lesiones, posteriormente acudirá a poner la denuncia.