Foto: Mayra Franco
La maestra Olga Margarita Dávila ofreció un recorrido guiado para conocer más sobre las obras escultóricas que actualmente se exhiben en Parque Centro y Plaza Coahuila

En ocasiones no es suficiente contar con museos y galerías con las puertas abiertas a todo el público si este no toma la iniciativa para acercarse y conocer lo que en ellos se exhibe y las propuestas con las cuales pueden enriquecer su vida. A veces hay que llevar el arte y la cultura a donde puedan ser apreciados en el día a día.

Por ello, la Secretaría de Cultura del Estado inauguró en noviembre pasado la exposición “Grandes Maestros de la Escultura”, dividida en dos partes ubicadas una en la Plaza Coahuila, frente a la Escuela Coahuila y otra en Parque Centro, que se unen a sus esfuerzos de llevar estas expresiones al espacio público junto con sus Galerías Urbanas.

En un recorrido para prensa en el apartado de la muestra ubicado en Parque Centro, Olga Margarita Dávila, coordinadora de Artes Visuales de la SC, invitó a la reflexión sobre la muestra y dio a conocer algunos pormenores sobre las piezas, además de que habló sobre las intenciones a futuro de estos espacios.

La exhibición esta montada para propiciar la interacción del público con las piezas, en medio del corredor que hay entre el área de esparcimiento y el Hotel Marriott, interacción que, aunada a la monumentalidad de las obras, no se reduce sólo a la mera contemplación.

Foto: Mayra Franco
Dávila comentó que a diferencia de lo que sucede en espacios galerísticos cerrados, aquí las personas pueden tocar las esculturas, sentarse sobre ellas, posar, formar parte de la obra y experimentarla.
 
“Una condición importante de la escultura en espacio público es que la gente puede tocarla”, dijo, “puede interactuar con ella, pueden subirse. La que está en Plaza Coahuila, por ejemplo, los niños pueden jugar encima de ella y está permitido”.
 
El recorrido de Parque Centro presenta obras de Leonora Carrington, Arturo Rivera, José Luis Cuevas, Rosario Cortázar y Jesús Capelo a través de un discurso que las ubica desde sus temas relacionados con el ser humano, los animales y los híbridos míticos y mitológicos que han surgido de la fusión de ambos en el imaginario de sus autores.
 
A pesar de esto, cada una aborda los temas e inquietudes habituales a la práctica artística de sus autores y podemos por ello encontrar las aproximaciones a los sueños, el inconsciente y la magia de Leonora Carrington, la distorsión de las formas de José Luis Cuevas durante La Ruptura, o la inquietante y provocativa obra de Arturo Rivera.
 
Lo mismo sucede en Plaza Coahuila con las piezas de Alberto Castro Leñero, Gabriel Macotela, Vicente Rojo, Brian Nissen y Julio Chico.
 
La maestra explicó que la decisión de tener una parte de la muestra en un punto de la ciudad y y la otra en un lugar diferente fue para darle la oportunidad tanto a los ciudadanos del sur como a los del norte de disfrutarlas en su día a día, cuando en muchas ocasiones sus rutinas no los llevan más allá del centro.
Interactuar. Si la gente no va al museo, el museo va a la gente y qué mejor muestra que estas esculturas monumentales que pueden tocar y ver de cerca. Foto: Mayra Franco


A pesar de que está permitida la interacción con las piezas recalcó que es necesario respetar las obras y abstenerse de dañarlas, no sólo por respeto a sus autores sino porque este esfuerzo fue pagado con recursos públicos.

Porque la gestión de este tipo de muestras, aunque no dio datos específicos, involucra una importante inversión, tanto para el traslado de las piezas, como su montaje y el seguro que las cubrirá hasta mediados de febrero que estará disponible la exposición.

Por ello aseguró que aunque esperan continuar con este tipo de propuestas al público coahuilense —también Torreón hay una exhibición similar en la Plaza Mayor con obra de Alejandro Fuentes Quezada— todo está sujeto a los presupuestos que aún están negociando.