EFE
Buscan regresarle la grandeza al equipo jalisciense

 Un grupo de empresarios tapatíos, reunidos bajo la Asociación Civil autodenominada como 'Chivahermano A.C.' buscan adquirir al Club Deportivo Guadalajara a través de la reunión de diversos capitales, todos encabezados por el joven empresario tapatío Agustín Levy, quien es descendiente de exsocios del antiguo Club Guadalajara y que fue vendido a Grupo Omnilife hace casi 15 años.

“Se pretende recuperar el alma del Club Deportivo Guadalajara en etapas. En la primera etapa ya cerrada y con lista de espera tenemos a 200 asociados fundadores con una aportación de 50 mil pesos cada uno, en donde dichos recursos serán aplicados para comenzar las operaciones. En la segunda etapa buscaremos a diez o veinte empresas que sean afines, con moral sobrada y que pretendan ayudar a sumar a través de un consejo de administración para hacer más rentable al equipo Guadalajara”, dijo Agustín Levy a ESPN Radio Fórmula.

“En una tercera etapa ya saldremos al público en general, en no más de tres o cuatro meses. En ella buscamos que millones de Chivahermanos, calculamos alrededor de ocho millones, a través de una aportación de 2 mil 500 pesos logren hacerse de un certificado de aportación indicada para esto”, explicó sobre la gestión y consolidación del proyecto.

Levy es un joven empresario tapatío que lleva la batuta de un consorcio de empresas en la capital de Jalisco y es presidente de 'Levy Holding', que ha crecido de forma exponencial en los últimos años.

“Me toca ser el presidente de una empresa que en los últimos cinco años ha crecido bastante, el inventario que tenemos es de 85 veces mayor al que teníamos y los nichos principales son en el desarrollo inmobiliario. Queremos implementar esta filosofía que hemos logrado con este grupo al equipo, con pilares fundamentales como innovación, colectividad y trabajo en equipo”, agregó

“Soy empresario, financiero y contador, creemos que el precio que se le da actualmente al equipo no corresponde a lo que sería una inversión privada, la recuperación se va a muchos años y para una empresa no sería viable, por eso le vemos posibilidades al proyecto. A final de cuentas y gracias a la colaboración de millones podamos pagar por algo que amamos”, expuso.

Levy lleva a Chivas en la sangre. Su padre, su abuelo y su tío abuelo fueron directivos de la disuelta Asociación Civil que fue el Club Deportivo Guadalajara antes de la adquisición por parte de Grupo Omnilife en el año 2002. Por eso conoce el club desde las entrañas.

“Muy involucrados, muy futboleros, con mucho amor al Club Deportivo Guadalajara y eso nos une. Hoy nos toca representar a almas que traen las ganas de hacer que el club se vuelva patrimonio social y esto le pedimos a la familia Vergara, que nos dejen jugar este partido a todos los mexicanos, que nos permitan demostrar que sí queremos que se vuelva patrimonio social”, señaló.

Destacó lo novedoso del modelo de negocio que “Chivahermano A.C.” propone en la gestión de un club deportivo como Chivas.

Reuters

“Pocas empresas en México y Latinoamerica tendrían una estructura como la que tenemos, están certificados ‘de pe a pa’ los asesores que están ayudando a estructurar, el ejemplo que estamos logrando accionistas más otros tantos en las empresas de holding. Nos gusta convertir la mirra en oro y después distribuirla, de eso trata el proyecto social que sería Ciudad Deportiva Guadalajara y demás. Con los números hay que levantar la utilidad y de inicio se puede lograr a través de recuperar a los aficionados que se han alejado del equipo”, dijo.

Los cálculos de la Asociación tienen estimado el precio de Chivas en una cifra cercana a los 800 millones de dólares, con todo y el Estadio Akron incluido en el precio final, aunque aclara que “como valor patrimonial vale el doble del valor de negocio”, finalizó.