Foto: Cristianos Gay
El archivo contiene 80 millones de documentos de los cuales 22 millones han sido digitalizados.

CIUDAD DE GUATEMALA.— Cientos de fotografías e información sobre los vejámenes y torturas que sufrieron los homosexuales durante la guerra civil de Guatemala fueron revelados por primera vez el viernes.

En 2005 la Procuraduría de Derechos Humanos localizó los documentos, cuya existencia siempre había sido negada por el Estado, en los que se detallaban las actividades de la Policía Nacional entre 1960 y 1996. El archivo contiene 80 millones de documentos de los cuales 22 millones han sido digitalizados. 

Gustavo Meoño, director del Archivo Histórico de la Policía Nacional, dijo que el informe recoge registros de los años 1960 a 1990 en los que aparecen fichados diferentes hombres y mujeres acusados de delitos comunes pero a quienes se criminalizó por sus preferencias sexuales. 

En el archivo “hay fotografías de personas homosexuales señaladas directamente como delito o agravante de un delito común”, dijo Meoño. 

La investigadora Katia Orantes explicó que en una revisión de los documentos se localizaron 13 libros con 156 casos de detención de personas por delitos como homosexualidad, usurpación de personalidad, actos inmorales, actos de hermafroditas o prostitución. 

Orantes relató un caso ocurrido en 1975 cuando un grupo de personas pidió a la policía la detención de homosexuales y prostitutas que estaban en una calle. Pocos días después varios fueron arrestados.
 
En otro caso una persona identificada como “Adolfo” aparece posando en fotografías en posiciones sugestivas femeninas, algo que no era parte de las formas reguladas que usaba la policía para registrar las detenciones, dijo Orantes. 

La investigadora indicó que en los registros también aparece la palabra “huecos”, la forma peyorativa utilizada para identificar a un homosexual. 

Liliana Valiña, representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sostuvo que en Guatemala hace falta una legislación que proteja a las personas que integran la comunidad gay y que “los archivos deben servir para la justicia no sólo como museo sino para conocer la verdad”.

Fernando Us, activista gay, se manifestó conmocionado por los documentos. “Nada de lo que se considera discriminación no es subjetivo, tiene una intencionalidad, una carga violenta, que es... la de exterminar a esta población”, dijo.