Foto: Twitter @PROFEPA_Mx
Profepa reportó que los cetáceos fallecidos, cuatro de ellos ballenatos y una ballena juvenil, fueron localizados en diferentes puntos de la Laguna Ojo de Liebre

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reportó el hallazgo de siete ballenas grises (Eschrictius robustus) varadas muertas en diferentes puntos de la Laguna Ojo de Liebre, en Baja California Sur.

Durante recorridos de vigilancia en la jurisdicción de Guerrero Negro, municipio de Mulegé, se localizaron los cetáceos fallecidos, cuatro de ellos ballenatos y una ballena juvenil, todos en avanzado estado de descomposición, y se cree que su muerte se debió a causas naturales.

La Profepa aclaró que se trata de una situación no extraordinaria que se presenta año con año al inicio de la temporada de crianza, encontrándose dentro de los rangos naturales de mortalidad.

Lo anterior, debido a que en esta zona de crianza los ballenatos comúnmente son extraviados o abandonados por la madre, y al no recibir alimentación inevitablemente mueren, toda vez que consumen un promedio de 200 litros de leche materna al día.

Recordó que en enero de 2015, la Profepa reportó el hallazgo en el interior de la Laguna Ojo de Liebre de 14 cadáveres de la especie ballena gris (Eschrictius robustus); evento que de acuerdo con especialistas de la Sociedad Mexicana de Mastozoología Marina determinaron como no extraordinario.

De hecho, al hacer una comparación se determinó que el número de varamientos en enero de 2014 fue de 12 y en 2015 de 14, números muy similares al observado en este mes de enero de 2016.

En esta temporada 2015-2016 se ha registrado una gran cantidad de ejemplares que se congregan en una superficie reducida, pues el primer censo de Ballena gris en la Laguna Ojo de Liebre reveló que existen 208 ballenatos y 376 ballenas adultas.

Foto: Twitter @PROFEPA_Mx

La Profepa resaltó que ninguno de los ejemplares encontrados presenta laceraciones o heridas causadas por embarcaciones o artes de pesca; sólo se observaron raspaduras de la piel causadas por rozamiento con la superficie durante el varamiento.

Los cuerpos serán dejados en el mismo lugar donde fueron encontrados, según la disposición establecida en el Artículo 57 del Protocolo de atención al varamiento de mamíferos marinos, por no representar molestias ni peligro por su descomposición o mal olor.

La Profepa continuará realizando acciones de vigilancia y de monitoreo de la ballena gris en la zona, en coordinación con instituciones como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) e investigadores especialistas en la materia.

La ballena gris (Eschrictius robustus) se encuentra enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo la categoría de Sujeta a protección especial.