Foto: Archivo
En el informe se detallan más de 150 observaciones no solventadas por la entidad municipal, que tuvo un plazo establecido para documentar el gasto; sin embargo, no presentó los comprobantes suficientes

La Auditoría Superior del Estado indicó mediante el informe anual de fiscalización, que en torno al periodo de 2017 de la administración municipal de Ramos Arizpe encabezada por el entonces alcalde Ricardo Aguirre, no ha comprobado el gasto de más de 189 millones de pesos.

En el informe se detallan más de 150 observaciones no solventadas por la entidad municipal, que tuvo un plazo establecido para documentar el gasto, sin embargo, no presentó los comprobantes suficientes.

Una de las más destacadas es la No. ASE-03836-2018 que desprende casi 90 observaciones por un total de 123 millones, 113 mil 706.73 pesos, así como tres más identificadas mediante el ASE-03834-2018, por más de 19 millones de pesos.

El documento también indica que el municipio vecino contaba entonces con una deuda pública de $58 millones 801 mil 353.72, lo cual representa el 27.48 por ciento de sus pasivos totales, considerándolo cuantitativamente significante este rubro del estado financiero.

 

En el tema de desviaciones presupuestales, la Auditoría indica que el presupuesto autorizado para el municipio fue sobrepasado por más de 214 millones de pesos, lo que representa más del 50 por ciento del recurso aprobado.

Y aunque señaló que las irregularidades que presenta no dañan al erario, pues solo falta justificar el gasto, la ASE calificó como desfavorables los estados financieros del municipio, ya que violan La Ley General de Contabilidad Gubernamental y los acuerdos normativos emitidos por el CONAC.

“En nuestra opinión, debido a la significatividad de la cuestión descrita en la sección Fundamento de la opinión desfavorable (adversa) de nuestro informe, los estados financieros adjuntos en la Cuenta Pública 2017 no presentan fielmente, en todos los aspectos materiales, (o no expresan la imagen fiel de) el ejercicio del presupuesto de ingresos y egresos de la entidad, de conformidad con la Ley General de Contabilidad Gubernamental y los acuerdos normativos emitidos por el CONAC”, dice el reporte.

En 2017 la financiera Zafy acusó a Ricardo Aguirre de un adeudo por más de 35 millones de pesos, por compra de computadoras, camiones de transporte y maquinaria.