Especial/El grupo de ingenieros realizaron pruebas en pulmones artificiales y en porcinos sanos, por lo que sus creadores afirman que el ventilador está listo para ser usado en personas
Luego de mes y medio de trabajos, ingenieros biomédicos del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” (INCMNSZ) crearon un ventilador que se producirá en México, para la atención de casos graves de coronavirus COVID-19.

El ventilador, nombrado VSZ-20, cuenta con un pistón que controla el volumen de aire y ya fue aprobado por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), por lo que puede producirse a un costo muy económico.

Los ingenieros biomédicos tomaron como base un modelo de ventilador antiguo, al que le agregaron necesidades específicas requeridas actualmente por los médicos.

"Necesitamos un equipo de precisión que dé exactamente las presiones que nosotros le pedimos al ventilador y exactamente los volúmenes”, señaló Guillermo Domínguez Cherit, subdirector de Medicina Crítica del Instituto.

El grupo de ingenieros realizaron pruebas en pulmones artificiales y en porcinos sanos, por lo que sus creadores afirman que el ventilador está listo para ser usado en personas.

 

"Tener un recurso propio desarrollado en el país ofrece la ventaja de no tener que estar buscando en otros sitios. Es un ventilador útil, adecuado y que surge en el momento en que más se le necesita”, aseveró David Kershenobich, director del INCMNSZ.

Cada ventilador tiene un costo  en el mercado de 10 mil dólares (alrededor de 230 mil pesos), la mitad del costo de otro tipo de aparatos. Gran parte de las piezas son fabricadas en el país para evitar desabasto.

Ante la exigencia por la pandemia de coronavirus, el instituto y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) buscaron el apoyo de empresas como Femsa y Metalsa, para fabricar los componentes del ventilados y ensamblar.

"Teníamos toda la capacidad para poder hacer que este ventilador pudiera funcionar desde el punto de vista electrónico”, aseguró Salvador Almaguer, director de operaciones de Femsa.

Al menos 55 trabajadores iniciarán el ensamble y manufacturación del ventilador, en la planta de Metalsa, ubicada en Apodaca, Nuevo León.

"Es un proceso muy minucioso. Tenemos que apoyarnos mucho con proveedores, hacer la válvula, estar trabajando fines de semanas, jornadas largas, para poder tener el prototipo”, explicó el ingeniero mecánico de Metalsa, Carlos Guerra.

Unos mil 500 ventiladores serán producidos de forma inmediata y serán donados a las autoridades sanitarias, para que los distribuya en las entidades que más los necesiten.

Miguel Sagnelli

Editor Web de secciones Coahuila, México e Internacional. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación europeos y nacionales. Tanto en redacción, producción y docencia de los mismos.