Foto: Josué Rdz.
Más de un centenar de efectivos de la Guardia Nacional realizan labores de vigilancia, al igual que efectivos de la Policía Federal y elementos de la Policía de Acción y Reacción del Estado

Villa Unión, Coah.- Cuadrillas de trabajadores, iniciaron labores de reparación del edificio que fue dañados por las balas de grueso calibre que el comando de sicarios disparo el sábado pasado al medio día, en ese poblado en el que luego de 8 años, se volvió a romper la tranquilidad.

Aquí más de un centenar de efectivos de la Guardia Nacional que realizan labores de vigilancia al igual que efectivos de la Policía Federal asi como elementos de la Policía de Acción y Reacción del Estado.

En la presidencia las cuadrillas de trabajadores iniciaron con el retiro de los cristales rotos de todos los ventanales de la fachada de la presidencia municipal, tanto de la planta baja como alta, por parte de un grupo de trabajadores, mientras que otros comenzaron a resanar los muros del edificio que fueron impactados por los proyectiles de ametralladoras.

En la pare rasera donde se ubican las oficinas de seguridad pública, bomberos y protección civil, se realizaba la limpieza y reparación de los muros a causa de las ráfagas de las armas de alto poder.   

La balacera nos hizo recordar tiempos pasados

El Obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Alonso Gerardo Garza Treviño, recordó los tiempos de las balaceras de hace 8 años, por lo que pidió a las autoridades seguir luchando en el combate a la inseguridad para que no se vuelvan a registrar hechos como los que sacudieron a la población el pasado sábado.

"Lo que sucedió este sábado en Villa Unión nos sacudió. Cuando yo fui informado, cuando empezaban apenas los disparos, pues recibí una gran sorpresa y empezó inmediatamente el temor por todo lo que recordamos de tiempos pasados", aseveró el Obispo.

Recordó que durante la balacera del pasado sábado, mantuvo en todo momento comunicación con el sacerdote de la parroquia, al igual con las personas que a esa hora se encontraban en el edificio.

Dijo que los hechos indignan, porque “nos demos cuenta de que haya personas dispuestas a lo que ellos estuvieron dispuestos a rafaguear, a no temer matar incluso a personas inocentes.