Miguel Riquelme, Gobernador de Coahuila / Foto: Sandra Gómez
Tenían la misión de disparar a la presidencia municipal y huir luego de quemarla, según los testimonios de los detenidos

Torreón, Coahuila. – De acuerdo a la versión de dos menores de edad detenidos por las mortales balaceras en Villa Unión, fueron enviados por el Cártel del Noreste para tratar de asustar en Coahuila a una población que está a la entrada a un lado de la brecha, dijo el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solos.

Los criminales querían entrar, pegar y salir, para lo cual llevaban dos guías al frente, pero lamentablemente esas dos guías fueron los que abatieron los elementos de la policía estatal, agregó.

Por la parte de Estados Unidos rodearon a la población de Villa Unión, metiéndose a los ranchos de Coahuila y al tener reportes de que habían pasado por los ranchos, se levanta el helicóptero, ubica a las camionetas, pero por la extensión territorial se les hizo difícil llegar.

Por eso únicamente estaban cinco elementos con los que cuenta Villa Unión y que tienen el apoyo de las fuerzas estatales cuando así se requiere.

Al ubicar las camionetas, se avisa a las corporaciones y eso permite que alrededor de 15 agentes hagan frente al cobarde ataque que hicieron a la presidencia y al tratar ellos de salir, ya no alcanzaron hacerlo y dos de las unidades que estaban en Villa Unión, ahí es donde pierden la vida las personas que iban de guías.

Fue entonces que los delincuentes no hallaron cómo salir y es por eso que levantan a niños y jóvenes que luego iban dejando al paso cuando se dan cuenta que unos no sabían por dónde salir.

Los que sí les servían, esos fueron los dejaron más adelante y los ayudaron a salir.

Dentro de lo sucedido, hoy vemos una acción contundente del Estado, apuntó.

Riquelme Solís garantizó la paz en Coahuila y la extensión de los operativos, porque el riesgo de que los delincuentes regresen está latente en los municipios del norte del Estado, por las brechas que colindan con Texas.

También se modificarán los horarios de sobrevuelos de los helicópteros y ahora es difícil que los delincuentes puedan llegar por las brechas de Piedras Negras a Nuevo Laredo, sin ser detectados por los operativos.

Por eso lo que hicieron fue rodear y meterse de manera directa, en un convoy que según los testigos eran 25 unidades con seis elementos cada una, según afirman los detenidos.

Comentó que el Gobierno del Estado está consternado por lo sucedido, pero activos y con todo el carácter para enfrentar lo que venga.

El día de hoy se llevaron a cabo los funerales de los policías fallecidos y a las familias se les garantizará su futuro, en tanto que los policías heridos permanecen estables, ninguno de gravedad y algunos de ellos ya regresaron a Saltillo.

Riquelme Solís actualizó los números de las balaceras y dijo que hay 16 delincuentes abatidos, cuatro policías estatales fallecidos, más dos civiles muertos, a lo que se le suman dos detenidos que en estos momentos están siendo judicializados.

Las cifras se cierran con17 vehículos decomisados, cuatro de ellos que estaban artillados y ya se localizaron a las personas que estaban reportadas como desaparecidas.

Dijo que mañana iniciará la reconstrucción de la presidencia de Villa Unión y la reparación de 36 viviendas que resultaron dañadas al paso de los sicarios.

También se perdieron dos ambulancias que estaban afuera de la presidencia municipal y que serán repuestas de inmediato.