Foto: Especial
Coparmex ve una “decisión irreflexiva”; Concanaco dice que es “extraordinario”

Con posiciones encontradas, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, dijo que el Tren Maya será producto de decisiones irreexivas, mientras que el líder de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), José Manuel López Campos, expuso que es un proyecto “extraordinario”. 

En conferencia de prensa en la que presentó información sobre El Buen Fin, López Campos agregó que esa obra detonará el desarrollo económico, porque ese tipo de proyectos son muy rentables, ya que impulsará el turismo, mientras que la construcción del tren atraerá inversiones adicionales en los sectores hotelero y de alimentos y bebidas.

 

Por ello, López Campos afirmó que no le parece correcto que se someta a consulta la decisión de construir el Tren Maya, como lo anunció el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Lo anterior, dijo, porque en las elecciones pasadas quedó claro que los mexicanos eligieron a un gobernante para que sea él quien decida.

El Tren Maya, como muchos otros proyectos, “son decisiones que corresponden al Poder Ejecutivo”, y es el presidente quien debe jar la ruta en función del desarrollo del país.

Por su parte, por medio de un tuit, De Hoyos armó que “para ser viable, el Tren Maya requiere de un verdadero proceso de planeación, no de decisiones irreexivas que pueden conducir a su inviabilidad operativa y nanciera. Al no existir demanda, el proyecto tendrá que fondearse con recursos públicos”.