‘Vecinos’. Los nuevos fraccionamientos fueron construidos a escasos metros donde trabajan decenas de sexoservidoras en la colonia Guerrero. CHRISTIAN MARTÍNEZ
Temen vaya a desaparecer el único lugar donde está permitida la prostitución

La zona de tolerancia, donde trabajan decenas de mujeres “vendioendo caricias” al mejor postor, ha sido rodeada de nuevos fraccionamientos construidos a escasos metros de la “ciudad del pecado”.

Hasta ahora se desconoce qué es lo que sucederá con este lugar, pues la ley indica que no debe de estar cercana a áreas habitacionales.

En el noveno capítulo de la Ley de Salud del Estado Coahuila referente al ejercicio de la prostitución, el artículo 217 señala que queda prohibido el funcionamiento de prostíbulos en lugares cercanos a las áreas habitacionales, escuelas, cuarteles o retenes militares o de policía, oficinas públicas, bancos o centros fabriles.

Aclara que es la autoridad municipal la que determinará los lugares en donde se permitirá el ejercicio de la prostitución, para lo cual deberá solicitar la opinión de la Secretaría de Salud del Estado.

‘Invasión’. La zona urbana ya rebasó el área de la zona de tolerancia.

Añade que para la determinación del criterio de cercanía, se medirá una distancia de tres kilómetros a los puntos señalados.

Cabe aclarar que la zona de tolerancia fue instalada en esa parea hace décadas y los nuevos fraccionamientos fueron contruidos hace menos de un año.

En días anteriores VANGUARDIA publicó la denuncia pública que realizó la activista Aída Badillo en donde señala que se comenzó a desalojar a las personas que viven dentro de la zona de tolerancia.

La activista ve posible que se deba a que construirán desarrollos urbanos cerca.

CORTAN SERVICIOS BÁSICOS

La activista además denunció que una de las estrategias para deshacerse poco a poco de este lugar es comenzar a cortar los servicios básicos como el agua y la luz

Platicando con personas dentro de la zona, confirmaron que constantemente se quedan sin agua, ya que se roban la bomba que distribuye el líquido en los diferentes establecimientos y cuartos de renta.

Señalan que la calle de Lerdo se está llenando de sexoservidoras en los “picaderos” en donde se llega a comer y a recibir un servicio sexual. A estos lugares están acudiendo las trabajadoras de la zona.