AP
El derecho de los Mets de Nueva York fue por mucho el lanzador más dominante de las Grandes Ligas en el 2018, con una de las actuaciones más brillantes de la historia del beisbol

Jacob deGrom, de los Mets de Nueva York, se lleva el trofeo Cy Young de la Liga Nacional.

El derecho de los Mets tuvo un modesto récord de ganados y perdidos (10-9) en 32 aperturas, pero encabezó las Ligas Mayores con un promedio de carreras limpias por cada nueve entradas de 1.70, otorgó 48 boletos, permitió 10 jonrones (líder de MLB con 0.4 por cada 9 IL) y ponchó a 269 bateadores en 217 entradas.

Desde que la efectividad fue incorporada como una estadística oficial (1912 en Liga Nacional y 1913 en Liga Americana), deGrom es el segundo lanzador con promedio inferior a 2.00, con 200 o más ponches y menos de 50 bases por bolas en un año. El dominicano Pedro Martínez fue el primero, en el 2000, cuando ganó el Cy Young de la Liga Americana.

Además, deGrom es el primer pirtcher desde 1912 con efectividad inferior a 2.00, más de 260 ponches y 10 o menos jonrones permitidos en un año.

En sus últimas 29 salidas, el “As” de los Mets consiguió seis o más entradas de tres o menos carreras limpias, un récord de todos los tiempos.

Además supero un gran obstáculo para ganar el Cy Young, su equipo, que promedió 3.5 carreras durante sus aperturas, la segunda menor cifra de todo el beisbol. En 13 de sus presentaciones, deGrom lanzó al menos siete entradas de una o menos carreras y en ocho salió derrotado o sin decisión debido a la incapacidad ofensiva de los Mets, que terminaron últimos en promedio de bateo (.234) y #23 en carreras (676), en ambas ligas mayores.

DeGrom tuvo efectividad de 2.71 en sus derrotas este año y realizó nueve aperturas en las que al menos lanzó seis episodios y permitió una o ninguna carrera y no se anotó el triunfo. Otro récord de Grandes Ligas.

Con apenas 10 victorias, deGrom hace historia. Los pitchers abridores que recibieron el trofeo con menos triunfos fueron el mexicano Fernando Valenzuela (1981) y el venezolano Félix Hernández (2010) con 13, cada uno. Los Mets tuvieron récord de 14-18 en las salidas de deGrom, mientras que los Marineros de Seattle terminaron con 17-17 en las aperturas de “King Félix” hace ocho años.

En resumen, deGrom no tiene la culpa de haber sido el mejor pitcher en uno de los peores equipos del año y por ser el Cy Young un premio que reconoce la excelencia individual, no debería tener problemas para ser el cuarto de los Mets que recibe el galardón y el primero desde R.A. Dickey en 2012.