Archivo
La Organización Mundial de la Salud ('WHO', por sus siglas en inglés) incluyó el "trastorno de los juegos" en su informe de nuevas enfermedades mentales para incorporar en 2018.

Jugar demasiados videojuegos pronto podría conducir a un diagnóstico de trastorno de salud mental.

La Organización Mundial de la Salud ('WHO', por sus siglas en inglés) incluyó un "trastorno por videojuegos" en su borrador de nuevas enfermedades para incorporarse en 2018.

El trastorno se define como un hábito continuo y persistente de "gravedad suficiente como para producir un deterioro significativo en áreas personales, familiares, sociales, educativas, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento", según un nuevo borrador de la XI Clasificación Internacional de Enfermedades.

El trastorno incluye "control enfermizo de los videojuegos", "prioridad creciente dada a los videojuegos en la medida en que estos tienen prioridad sobre otros intereses de la vida y actividades diarias", y "continuación o aumento de nuevos videojuegos a pesar de la concurrencia de signos negativos".

La guía preliminar dice que la práctica con el videojuego debe ser evidente durante al menos 12 meses. Pero, los profesionales de la salud, pueden diagnosticar a las personas que hayan jugado por menos tiempo, si las condiciones son graves.

Gregory Hartl, vocero de la OMS, dijo a 'CNN' que la nueva incorporación del trastorno por videojuego "incluye solo una descripción clínica y no opciones de prevención y tratamiento".

Hartl dijo que los profesionales de la salud usan el borrador de las enfermedades para diagnosticar las afecciones. El doctor Chris Ferguson dijo al sitio de noticias sobre videojuegos 'Kotaku' que tiene "considerables preocupaciones sobre esta propuesta de diagnóstico".

Criticó que muchos investigadores están comparando la adicción al juego con la adicción a la heroína o la cocaína, lo cual es un error. "Hay muchos mitos, como que los videojuegos involucran a la 'dopamina' y a regiones cerebrales similares al abuso de sustancias", dijo Ferguson.

Archivo

"Hay un núcleo de verdad en eso, pero solo en la medida en que cualquier actividad placentera humana active estas regiones. Cómo los involucra el videojuego es más similar a otras actividades divertidas como comer chocolate, tener relaciones sexuales, obtener una buena calificación, etc., no a la heroína o cocaína".

De manera similar, el psicólogo de la Universidad de Oxford, Andrew Przybylski, dijo que es una "mala idea" identificar a los juegos electrónicos como si fueran una adicción.

Esta calificación corre el riesgo de "estigmatizar a millones de 'e-jugadores' y puede desviar los limitados recursos de problemas psiquiátricos básicos de salud mental, como la depresión o la ansiedad, que podrían estar en lo más profundo de la problemática del juego", le dijo a Kotaku.

El debate ha existido durante años sobre si los videojuegos tienen o no beneficios positivos. En el año 2015, los expertos se preguntaban si los videojuegos podrían ayudar a los niños a manejar problemas médicos como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, la depresión y el autismo.

A principios de este mes, un estudio de investigadores de la Universidad de Montreal descubrió que los videojuegos pueden mantener los cerebros de forma más afilados. A las personas de 55 a 75 años se les pidió que tocasen el piano o jugaran "Super Mario 64" durante 30 minutos al día durante cinco o más días a la semana.

"Jugar videojuegos parece ser increíble para el hipocampo de una persona mayor, un área del cerebro que es particularmente importante para nuestras funciones de memoria", según 'Uproxx'.

Matt Omernick, director creativo ejecutivo de Akili, una startup que está desarrollando un videojuego que apunta a ayudar a niños con desórdenes de salud mental, dijo a la cadena de radio pública 'NPR' en 2015 que los videojuegos tienen la capacidad de mejorar las habilidades cognitivas.

"Las cualidades de un buen videojuego, las cosas que te enganchan, lo que hace que te rompas el cerebro pensando, se enganche y siga, podrían ser un recipiente perfecto para realmente administrar medicinas curativas", dijo.