Los primeros días del año son conocidos por sus efectos en muchas personas. Foto: Cuartoscuro
Nadie se acuerda del “blue monday” hasta que llega la fecha, pero incluso así, el llamado día más triste del año sigue siendo una excusa para pesimistas que ahora valdría la pena replantear

Luego de haber declarado el tercer lunes de enero como el “día más triste del año”, Cliff Arnall, el psicólogo británico que ideó la fórmula exhorta, 13 años después a rebelarse contra esta idea.

En 2005 se trató de un planteamiento novedoso y más de una década la idea es retomada año con año como pretexto complementario de otros lugares comunes como “la cuesta de enero”, depresiones estacionales e incluso canciones. No obstante, quien acuño el concepto ahora invita a darle un giro positivo a su planteamiento.

Arnall invita a que el “Blue Monday” ahora sea motivo de reflexión para rebelarse contra lo escrito, huir de los estándares y aprovechar este día como un “trampolín” hacia el cambio, publicó ABC.

“Hay que rebelarse, las fórmulas valen para la generalidad, pero cada uno tiene que encontrar sus propias soluciones a su vida y sus necesidades”, dijo Arnall. “Tienes que aprender a gestionar tu vida de manera útil”, agregó.

El clima y otros factores inciden de manera poco favorable en el ánimo de las personas. Foto: Cuartoscuro

El fin del período navideño, las deudas arrastradas desde diciembre, el clima y el simple hecho de tratarse de un lunes, entre otras cosas, son las razones que llevaron a Arnall a la conclusión de que este día de enero es la fecha más triste del año

La fórmula que desde su creación no ha estado exenta de polémica fue fijada psicólogo entre el 10 y el 20 de enero, “cuando las personas se sienten especialmente miserables por no haber cumplido sus propósitos”.

No obstante, ahora el británico quiere animar a convertir el “lunes triste” en un “desafío” para dejar atrás la melancolía de estas fechas y desmitificar el “Blue Monday” y cualquier otro día triste que surja en el camino.

Sin embargo, avisa que hay que ser consciente de cuándo se necesita un cambio en la vida sin seguir a las masas. “No puede decidirse dejar de fumar el 1 de enero porque todo el mundo lo hace, sino porque se hace de corazón. Esto solo funciona si tú lo decides, la fórmula es: ‘si vas a cambiar algo, que sea porque realmente lo quieres’”, dice.

“Utilicemos el ‘Blue Monday’ para decir ‘se acabó’”, concluye e invita a darle la vuelta a la fórmula.