La defensa del productor siempre intentó apelar a la relación amistosa que Weinstein mantuvo con las víctimas después de los hechos denunciados, alegando que si su cliente hubiese sido culpable, no hubieran seguido en contacto. AP
El productor afronta una pena de hasta 25 años en prisión al ser hallado culpable de agresión sexual y violación, pero absuelto del cargo más grave que implicaba cadena perpetua

El poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein fue declarado culpable este lunes de dos de los cinco delitos de los que se le acusaba: delito sexual en primer grado y violación en tercer grado. Aunque el veredicto le podría dar hasta 25 años de prisión a Weinstein, la decisión del jurado también exculpó al productor de cine de los cargos de agresión sexual “depredadora”, un término legal que se utiliza para explicar que el crimen forma parte de la conducta natural del acusado. Estos cargos, por los que no fue declarado culpable, eran los más graves y por los que hubiera podido recibir cadena perpetua.

El veredicto llega tras semanas de testimonios desgarradores y dolorosamente gráficos de una serie de valientes mujeres que hablaron de violaciones, sexo oral forzado, manoseo, masturbación y proposiciones indecorosas justificadas en Hollywood como parte de la cultura del “casting de sofá”. La condena fue vista como un muy esperado ajuste de cuentas para Weinstein después que años de rumores sobre su comportamiento se convirtieron en 2017 en una ola de acusaciones que destruyó su carrera y le dio lugar al Movimiento #MeToo, un proyecto global para exhortar a las mujeres a pronunciarse y señalar a hombres poderosos por conducta sexual inapropiada.

El panel conformado por siete hombres y cinco mujeres envió una nota a las 11:27 horas de este lunes diciéndole al juez de la Corte Suprema de Manhattan, James Burke, que habían llegado a un veredicto: “Nosotros el jurado hemos llegado a un veredicto”, decía la nota. En esa corte de Nueva York, el productor cinematográfico de 67 años fue acusado de cinco cargos que se desprenden de las acusaciones de la actriz Annabella Sciorra y otras dos mujeres, una aspirante a actriz que aseguró que él la violó en marzo de 2013, y la exasistente de producción, Mimi Haleyi, quien dice que le practicó sexo oral por la fuerza en 2006.

Este juicio no será el último para Harvey Weinstein. El siete de enero la Fiscalía del distrito de Los Ángeles presentó cuatro cargos formales contra el productor de cine por dos agresiones sexuales cometidas presuntamente en febrero de 2013. Los dos presuntos abusos sucedieron en días consecutivos y en habitaciones de hotel en el área de Los Ángeles. Según la fiscal del distrito, Jackey Lacey, las dos supuestas víctimas se lo contaron en su momento a otras personas.

 

¿SE HACE JUSTICIA?

La vida de Harvey Weinstein -y la sociedad estadounidense- cambió en octubre de 2017. Las múltiples investigaciones periodísticas de The New York Times y The New Yorker que detallaban los abusos sexuales cometidos por el gigante de Hollywood a decenas de mujeres, destaparon una conducta criminal propagada en la industria. La respuesta inmediata en las redes sociales fue: “A mí también”. Decenas de víctimas de agresiones sexuales de los más diversos rincones del mundo se movilizaron para concienciar sobre esta tendencia dando origen a una nueva era, la del Movimiento #MeToo.

Desde que se dieron a conocer los primeros testimonios contra el productor de cine, más de 90 mujeres han roto su silencio para denunciar que ellas también padecieron sus abusos. En dos años Weinstein fue expulsado de la Academia de Hollywood, se internó en un centro para tratar su adicción al sexo, vendió sus propiedades para financiar su defensa, se divorció de Georgina Chapman, con quien estuvo casado 10 años, y perdió todo el respeto de la industria de la que un día fue emperador.

Ambra Battilana Gutierrez, una modelo filipina-italiana, tenía 22 años cuando él se abalanzó sobre ella, le tocó los senos e intentó levantar su falda. AP

FESTEJAN #METOO Y TIME’S UP

“Este juicio, y la decisión del jurado de hoy, marca una nueva era en la justicia”, afirmó Tina Tchen, la presidente y CEO del movimiento Time’s Up. “Tenemos una deuda de gratitud con Mimi Haleyi, Jessica Mann, Annabella Sciorra, Dawn Dunning, Tarale Wulff y Lauren Young y a todos los Silence Breakers (Rompedores de silencio) por su valentía y resolución al enfrentar a este hombre en la corte. Seguimos creyéndolos, a todos ellos, y seguimos siendo solidarios con ellos “, añade la declaración.

Rosanna Arquette, una de las denunciantes, recibió con satisfacción la condena por dos cargos de agresión sexual, diciendo que es una oportunidad para hacer la vida menos traumática para las víctimas de violación. “Agradecimiento a las valientes mujeres que han testificado y al jurado por ver a través de las tácticas sucias de la defensa Cambiaremos las leyes en el futuro para que las víctimas de violación sean escuchadas y no desacreditadas y para que sea más fácil que las personas denuncien a sus violadoras”, escribió en su cuenta de Twitter.

 (Con información de EFE, El País y El Confidencial)

A SABER:

De acuerdo con el periódico El País, si se hubieran acercado a la Corte Penal estatal de Nueva York todas las mujeres que han afirmado públicamente haber sido abusadas por Harvey Weinstein, 90 presuntas víctimas habrían comparecido.

Weinstein se enfrenta a una condena de entre 5 y 25 años tras las rejas por el cargo de agresión sexual en primer grado y entre 18 meses y 4 años por la violación en tercer grado.

La defensa del productor siempre intentó apelar a la relación amistosa que Weinstein mantuvo con las víctimas después de los hechos denunciados, alegando que si su cliente hubiese sido culpable, no hubieran seguido en contacto.

El juicio en la corte de Manhattan, Nueva York, que comenzó el 6 de enero, marcó un momento inédito en un juicio nacional sobre abuso y agresión de mujeres en el lugar de trabajo.

OTRAS SOBREVIVIENTES:

Una larga lista de víctimas ha salido a la luz para denunciar supuestos abusos o el acoso de Weinstein, como la ejecutiva de marketing Lucia Evans o las actrices Ashley Judd -una de las primeras en romper el silencio-, Natassia Malthe, Lysette Anthony, Lupita Nyong’o, Gwyneth Paltrow o incluso Angelina Jolie, que aseguró haber tenido “una mala experiencia con él”.

En muchos casos, el catalizador fue el conocido como movimiento #MeToo, que nació en 2006 de manos de una víctima de abusos sexuales, la activista Tarana Burke, y que se disparó en octubre 2017, después de que la actriz Alyssa Milano, que se hizo famosa por su participación en la serie “Charmed”, animara a las mujeres a utilizarlo para denunciar acoso, abusos y violaciones.

El alto perfil del caso y su complejidad han llevado a Weinstein a remodelar su equipo defensor en varias ocasiones, siempre argumentando su inocencia.