La Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC) ha realizado más de 170 procesos electorales en línea, ya sea para elegir rector, coordinador de la Unidad Norte, directores y directoras de escuelas y facultades, consejeras y consejeros universitarios y directivos, así como de mesas directivas de los estudiantes. La UAdeC es de las pocas universidades del país que en la elección de sus autoridades participan todos los estudiantes y docentes, todos ellos votan. El voto es universal y secreto y no está ponderado. Cuenta igual un voto de un docente que el de un estudiante. En la elección de rector que acaba de realizarse en la Máxima Casa de Estudios de los coahuilenses, el padrón electoral es de más de 41 mil electores, en comparación con la mayoría de los municipios del estado, no superan ese padrón. Por ejemplo, Francisco I. Madero tiene un padrón de 42 mil 637, San Juan de Sabinas de 33 mil 683 y Parras de 33 mil 478. Y hay más de 20 municipios que tienen menos electores. Además, la elección en la UAdeC se hizo utilizando plataformas digitales. Las condiciones de la pandemia así lo exigían. La campaña fue en línea y también la mayoría del ejercicio del sufragio, dejando la opción de que, aquel universitario con derecho a voto que optara por el voto presencial, lo podía hacer en su escuela y podía optar por nuevas elecciones.

Por otra parte, más del 35 por ciento de los estudiantes, esto es tres generaciones, dos que ingresaron en el 2020 y otra al inicio del 2021, no han tenido casi relación, frente a frente, entre ellos, ni con sus docentes y directivos. Estudiantes, profesores y directivos no han tenido oportunidad de construir relaciones sociales entre ellos, todo ello dificulta una elección y sin duda también el proceso educativo. El sentir de la comunidad estudiantil es de hartazgo por no poder socializar, el encierro provoca angustia. A casi un año de la pandemia, que lo cumpliremos a mitad de marzo, las consecuencias económicas que ello acarrea, hace que la situación sea cada día más desesperante y la necesidad del regreso a clases presenciales se incrementa.     

En la campaña en línea se recibieron más de mil 500 propuestas e ideas, que permitirán tener un Plan de Acción más sólido para la UAdeC. Hoy la tarea, es mucho más difícil, obliga a construir espacios para mantener un diálogo abierto con la comunidad universitaria, que permita construir alternativas de solución institucionales a los problemas planteados. Entre esos problemas y peticiones está, mantener los apoyos económicos a las y los estudiantes, buscar la forma de reducir el pago de inscripción, tener respuestas efectivas frente a la violencia de género y acelerar, en la medida de lo posible, el retorno a las actividades presenciales, siempre que se garantice la seguridad de las y los universitarios. Para ello hay que gestionar los recursos y hacer los ajustes financieros que posibiliten apoyar en mayor medida a la comunidad estudiantil.

También se planteó la necesidad de capacitar y sensibilizar a toda la comunidad universitaria, en asuntos de erradicación de la violencia de género, para ello, se iniciaron los trabajos para el diseño de una materia que pueda incluirse en todos los planes de estudio. También, otras problemáticas que se deben atender en la universidad, es lograr el óptimo funcionamiento de las plataformas académicas, mejorar la infraestructura, así como el ancho de banda, llevar a cabo la reforma al Modelo Educativo, modernizar la Ley Orgánica que data del año 1957 y los reglamentos correspondientes a los asuntos académicos, además de construir caminos para coadyuvar a la solución del problema de la empleabilidad de las y los egresados, lograr un mayor posicionamiento de la UAdeC a nivel nacional e internacional y gestionar vacunas para estudiantes del área de la salud próximos a egresar.

Esta administración también tiene que ser de resultados y de consolidación de proyectos, porque el compromiso asumido fue seguir con la transformación de la Universidad y llevar a nuestra institución al siguiente nivel. El compromiso de la universidad es claro: con Coahuila. De esta forma la universidad debe refrendar su responsabilidad de formar profesionistas que el estado requiere, generando conocimiento que sirva a la región y promoviendo la cultura en todos los espacios posibles.

jshv0851@gmail.com