Foto: Tomada de Internet
El primo del Presidente Enrique Peña Nieto se impuso sobre la candidata de Eruviel Ávila Villegas

Alfredo del Mazo Maza es calificado, por los analistas de la vida política del Estado de México, como “un niño bonito”, un “junior del poder”, un “Golden Boy”, un político de “élite” que será candidato a la gubernatura de la entidad con el único fin de “cuidar el negocio del Grupo Atlacomulco”.

El mérito más importante del hombre de rostro refinado y pelo entrecano, dicen los críticos, es ser primo del Presidente de la República Enrique Peña Nieto y provenir de una de las familias que sostuvieron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Edomex desde su nacimiento.

Como Presidente municipal de Huixquilucan para el periodo de 2009-2012, Del Mazo se ganó el mote de “El Caballero de Huixquilucan” en las revistas de sociales. Su crecimiento político ha dependido siempre de sus nexos familiares. Alfredo del Mazo representa a la tercera generación de su familia en buscar la gubernatura del Estado de México: su abuelo, Alfredo del Mazo Vélez ocupó el puesto entre 1945-1961, y su padre, Alfredo del Mazo González, entre 1981-1986. Además, su tío Gilberto Enrique Peña del Mazo, es padre del Presidente Peña Nieto.

Francisco Cruz Jiménez, periodista y escritor especializado en el “Grupo Atlacomulco”, lo define como un hombre sin discurso, gris, la “reencarnación de Peña Nieto”, que de llegar al poder gobernará con corrupción.

Cruz destacó Alfredo del Mazo, de ganar, quedará bajo la sombra de su padre y de los diversos actores de poder que controlan la entidad: Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes; César Camacho Quiroz, ex Gobernador de la entidad y ex presidente del PRI, entre otros.

“¿Tiene Alfredo del Mazo un discurso? Nunca lo hemos escuchado, no hay nada que nos diga, fuera de que es un niño bonito, la reencarnación de Peña. Es un político limitadísimo. No tiene un discurso político, electoral, intelectual. No es un hombre de Estado. Es la reencarnación de Peña. Es muy controlable, predecible”, dijo Cruz.

El poder de los Del Mazo se edificó en el Estado de México desde de 1900 con su bisabuelo Manuel del Mazo Villasante, quien fue Presidente municipal de Atlacomulco, y era primo de Arturo Vélez Martínez, primer obispo de Toluca.

Foto: Tomada de Internet

Del Mazo Maza heredó el deseo de ser Gobernador de su padre y abuelo. Sin embargo, en 2011 se vio frustrada su intención de ser el candidato del PRI ante el ahora Gobernador Eruviel Ávila Villegas, quien se enfrentó al Grupo Atlacomulco por la candidatura.

Cuatro años después, Del Mazo tiene la encomienda de cuidar al grupo, proteger sus intereses de cara a la elección Presidencial de 2018, que probablemente perderá, sugiere Francisco Cruz.

“Hay visos de que en 2018, el PRI va a perder la presidencial, [entonces] en algún lugar se tiene que refugiar y Alfredo del Mazo debe cuidar el negocio del grupo. En los próximos seis años, 2017-2023, el presupuesto del Estado de México va a superar un billón de pesos, suficiente para hacer cualquier movilización política. Tienen 40 diputados federales de elección, puede influir en una agenda política. Tiene más de 11 millones de electores, ¿a quién se lo van a dejar? Es el estado más importante del país con casi 17 millones de habitantes. No se pueden dar el lujo”, explicó.

Para 2017, el presupuesto para el Estado de México es de alrededor de 260 mil millones de pesos; por arriba del de la Ciudad de México que para este año está previsto en 204 mil millones de pesos. Y en el Edomex están en juego también 11 millones de votos.

Telésforo Nava Vázquez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró que Alfredo del Mazo tendrá la encomienda, si gana las elecciones de este año, de gobernar “por derecho divino”, gracias a la familia “imperial” de la que proviene, como lo hizo su abuelo y su padre.

“El candidato Del Mazo tiene la misión de, con el apoyo de todo el aparato federal, no perder el Edomex. Van a volcar todo para allá. Su misión es ganar las elecciones para que el PRI se pueda posicionar y ver si recupera algo en 2018. Pero bueno, a Del Mazo no le ayuda su físico de niño bonito, entusiasmará a las muchachas, pero el estado es una zona muy popular a donde Eruviel Ávila supo llegar. Por más que haya sido Diputado o que estuvo en tal o cual puesto, no tiene las agallas, el tamaño político”, dijo.
Nava Vázquez consideró que el PRI se equivocó al imponer a Del Mazo Maza como candidato, sobre Ana Lilia Herrera [Anzaldo] la candidata de Eruviel Ávila. Fue un “capricho” de Peña Nieto dejar al primo, destacó.

María Eugenia Valdés Vega, experta en proceso electoral y en el sistema político mexicano, coincidió en que Alfredo del Mazo no tiene el perfil para ser candidato.

“Es un hombre gris, el hombre no tiene muchas ideas en la cabeza. No es particularmente brillante, parece más un colonizador, un español. ¿Cómo puede ser que haya un estado tan diverso, con tanta población, como el Estado de México, y ese grupo cada vez más reducido, esté muy enconchado. Son una élite social, económica y política. Él [Alfredo del Mazo] pertenece a ese élite. No es una personalidad brillante”, dice.

Foto: Tomada de Internet

VIVIÓ A COSTILLAS DE PEMEX Y APROBÓ EL GASOLINAZO

Alfredo del Mazo es Licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y realizó un posgrado en Administración y Finanzas en la Universidad de Harvard, grado que cursó, aseguran sus críticos, mientras estaba al frente de la Gerencia de Financiamientos y Análisis de Mercados de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El periodista Francisco Cruz, en su libro Los Juniors del poder, revela que Del Mazo fue investigado, de acuerdo con la Averiguación Previa 09/DAFMJ/2002, por recibir de manera irregular una beca de 257 mil pesos de Pemex para estudiar un posgrado en Harvard.

El priista se hizo acreedor a la beca tres meses después de ingresar a la paraestatal, escribió Cruz, cuando los estatutos exigían tres años de trabajo para poder acceder a la prestación, además de que no contaba con un título para estudiar un posgrado.

El primo de Peña Nieto recibió esos 257 mil pesos “más un permiso especial con goce de sueldo, prestaciones y que su antigüedad en la paraestatal no se viera interrumpida”.

“Su apellido lo salvó de cualquier intento de llevarlo ante las autoridades correspondientes. Y de su biografía oficial se ha borrado cualquier indicio sobre el paso por Pemex. Nadie quiere recordar el bochornoso ‘incidente’, aunque aseguran que fue Gerente de Financiamientos y Análisis de Mercados de la petrolera mexicana”, dice Cruz en su libro.

En entrevista con SinEmbargo, el periodista habló sobre el tema y afirmó que de ganar la gubernatura del Estado de México, la marca de Alfredo será la corrupción.

De todos los desatinos que ha tenido en su carrera, Del Mazo ha salido bien librado gracias a su apellido, recuerda Francisco Cruz. Cuando fue Secretario de Turismo del Estado de México, durante la administración de su primo Enrique Peña Nieto, recibió apoyo incondicional para impulsar su proyecto “Resplandor Teotihuacano” en la zona arqueológica de Teotihuacán.

“Hizo barbaridades inmensas, quería meter un juego de luces y sonido, iban a perforar la base de las pirámides con tornillos expansivos. Habían perforado 8 mil hoyos. Los principales aliados en ese momento eran personajes cercanos a Televisa. Una barbaridad que le aprobó el primo”, dice Cruz.
Sin embargo, Alfredo del Mazo perdió la batalla ante los trabajadores sindicalizados de la zona arqueológica, recuerda el periodista. A pesar de su descalabro, el 1 de marzo de 2009 fue postulado como candidato del PRI a la Presidencia Municipal del Huixquilucan.

“¿Qué podemos esperar de un hombre que no tiene ningún discurso? Cuando fueron las elecciones de Huixquilucan, fueron elecciones controladas, no se puede hablar que arrastra masas. Huixquilucan se convirtió en el gran refugio de capos, de narcos, la policía corrupta hasta la médula. Pero nunca nadie lo ha cuestionado, nadie”, criticó.
Al frente de ese municipio, Del Mazo Maza se vio involucrado en el escándalo de la desaparición y muerte de la niña Paulette Guebara Farah, pues en ese momento era pareja sentimental de la tía de la niña, una hermana de Lizette Farah. De acuerdo con Francisco Cruz, el entonces Edil tuvo “que ver en el asunto para que no se resolviera”.

Luego, el priista fue designado como titular del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) durante el período de 2012-2015. Después se convirtió en Diputado federal para el periodo 2015-2018; ahí fungió como coordinador de los diputados federales del PRI del Estado de México y presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública. El 26 de enero de 2017 pidió licencia para contender por la candidatura del Tricolor al Gobierno del Edomex.

Pero Del Mazo no se fue de la Cámara Baja sin antes aprobar, junto con el resto de los diputados de su partido, el “mega gazolinazo” que entró en vigor a partir del primero de enero de este año y que ha causado indignación y protestas en todo el territorio mexicano.

“Es el hombre que controló a los diputados para servir a Peña Nieto. Él es en parte responsable de lo que pasa en este país”, consideró Cruz Jiménez.
El alza del precio de los energéticos provocó una serie de protestas al inicio de este año.


¿QUIÉN GOBERNARÁ EL EDOMEX SI GANA EL PRI?

Alfredo del Mazo Maza está bien respaldado, en primer lugar, por su padre el ex Gobernador Alfredo del Mazo González, tío consentido de Peña Nieto, destacó Francisco Cruz.

El periodista afirmó que de ganar Alfredo, en parte, sería su padre quien gobernará, además del grupo Atlacomulco.

“También estará el grupo de César Camacho Quiroz [ex Gobernador del Estado de México y Diputado federal]. Será un gobierno de grupos, encabezados por el papá”, explicó.
El objetivo durante este año para el PRI, agrega Cruz, es que los mexiquenses no salgan a votar. De esa forma el Tricolor puede garantizar su voto duro para Alfredo del Mazo.

“Pero si el PAN [Partido Acción Nacional] y Morena [Movimiento Regeneración Nacional] hacen una excelente campaña y movilizan a la gente, podrían tener posibilidades. Si gana el PRI tendremos seis años para lamentar, es la política que ha seguido el PRI desde 1942”, planteó.
La investigadora María Eugenia Valdés opinó que los priistas no tienen “todas las cartas para ganar” en el Edomex, por el desgaste de la imagen de Enrique Peña Nieto y el fracaso de sus reformas estructurales.

“Si hubieran querido ganar los priistas, no creo que hubieran puesto a Del Mazo, hubieran puesto a una mujer a competir con otras dos mujeres, con Josefina [Vázquez Mota] y con Delfina [Gómez, candidata de Morena]. Fue un error o una cosa planeada. Una carta de Peña Nieto”, finalizó.