Los cursos de superación personal están más que devaluados. Los magos de la comunicación exitosa y profetas del pensamiento positivo, están más que depreciados. Si algún tiempo estuvieron en el top ten de la atención y haciendo pilas de dinero con sus “consejos” sabios que te harían feliz y millonario en siete pasos y siete segundos, hoy están en el desván de la basura intelectual y editorial. No todos, claro. Hay ínsulas, pero la gran mayoría de estos autores y sus libros, son basura. Pero, han tenido éxito (lo siguen tendiendo al parecer, en esta época de afasia por la Internet) por lo mismo que los seres humanos buscan en un afiche o amuleto en su cuello: la “protección” ante la maldad del mundo; por lo mismo que los mexicanos buscan en una “limpia” con un brujo o chamán, el quitarse las “malas vibras” de los compañeros de cubículo en su centro laboral, o por lo mismo de que hay que tener una “actitud positiva” ante un problema de salud letal y sin cura, como lo es el cáncer. La basura espiritual o de “superación  personal o autoayuda” existe porque los humanos necesitan ardientemente agarrarse a un clavo vivo, cualesquiera que este sea, incluyendo el clavo de la religión. 

Un filósofo mexicano, Ricardo Guerra, dijo iniciando milenio, que este fin o inicio de milenio, da igual, sería eminentemente religioso… como los anteriores milenios en la historia de la humanidad. No ha sido la excepción. “Sólo al renegar soy fiel”, el octosílabo atormentado del poeta Paul Celan –quien terminó por suicidarse en las frías aguas del Puente Mirabeau en 1970, a pesar de haber sobrevivido a los campos de tortura de los nazis– es negativo y políticamente incorrecto en tiempos de “filosofías positivas” y bienestar garantizado con sólo imaginarlo y pensarlo (“visualizarlo” dicen en su jerga los gurús y profetas de esta “psicología y ciencia”); pero es realista y nos refleja y retrata (al menos a mí) como seres humanos con linfa en las venas, no maniquíes o zombis. 

No pocos humanos al practicar el llamado “pensamiento positivo” terminan peor de devastados. Son ideas de quien esto escribe, pero no ajenas a millones de otros humanos en el mundo. Entre ellos, el doctor y escritor ibérico, Juan Carlos Siurana Aparisi, quien para fortuna nuestra, se encuentra en la ciudad hoy jueves y mañana viernes 13, para participar en el Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Saltillo, en el “1er Foro Impacto Social 2018. Propuestas Ciudadanas”, organizado ni mas ni menos por mi maestro y uno de los eruditos más compactos y sabios que he conocido, el maestro Felipe de Jesús Balderas. El doctor Siurana Aparisi (Valencia, 1969) viene a ofrecer su visión personal de lo anterior en su libro, “Felicidad a golpe de autoayuda. Tu vida en manos de un best seller.”

ESQUINA-BAJAN
En tiempos de sonrisas falsas –claro, no todas–, el renegar y el pesimismo (la negatividad) es mal visto y peor aceptado. ¿Pierde usted su trabajo? No es una tragedia, sino una “oportunidad maravillosa de superarse.” ¿Le avisaron que hoy, justo hoy usted tiene cáncer? El pensamiento positivo marca a la letra que usted no es un “enfermo”, sino un “guerrero” y los mejores días de su vida, sí, los mejores días de su vida están por venir. ¿No le gusta su casa en la colonia, la inefable “Teresitas”, donde las paredes casi son de papel y usted puede escuchar los gemidos de placer de sus vecinos o las madrizas a la comadre de la casa contigua? No se preocupe, sólo basta recortar una gran mansión de cualquier revista, la gran residencia que usted quiere habitar. Usted la recorta, la pega en un tablero, la “visualiza” y se “visualiza” en ella y listo… la casa vendrá a usted. No señor lector, no lo estoy inventado, así se lee en los libros más vendidos de este tipo de basura positiva y de superación personal. Y claro, todo, todo será mientras usted sonríe… 

Y sobre esta inmundicia positiva viene a disertar el exégeta Juan Carlos Siurana, quien es Coordinador del Programa de Doctorado en “Ética y Democracia” en la Universidad de Valencia. Amén claro, del Foro de Propuestas Ciudadanas que no dudo, estará bueno. En el programa está incluida la participación de Gabriela de León, Directora del INE Coahuila. ¡Caray!, ¿qué hace aquí? En fin, nada más dando lástima y pena ajena con los muchachos y académicos del ITESM. Aún no leo el libro del doctor Siurana, cosa que voy hacer con mucho agrado y atención, pero ya entrados en este peculiar tema, hay un excelente análisis desmitificador de esto. 

Se lo reseñé aquí en la columna sabatina de “Café Montaigne”, es “Sonríe o muere. La trampa del pensamiento positivo” de la autora, una periodista norteamericana, Barbara Ehrenreich. Libro publicado por Turner. Hacía falta una buena investigación de toda esa suerte y lista de falsos profetas de la autoayuda y superación personal. Barbara Ehrenreich –veterana de cáncer de mama, el cual fue provocado por médicos al suministrarle un tipo de hormona que se lo desarrolló. Es decir, la ignorancia de los médicos y el poco control e investigación sobre los fármacos empleados– llama a todo esto “fantasía colectiva” y pasa a cuchillo históricamente a esos merolicos de mercado de las almas los cuales usted… lo más probable los ha leído. 

LETRAS MINÚSCULAS
Sonreír a huevo, ser feliz a golpes de autoayuda. Deje lo que esté haciendo y vaya hoy y mañana a estas actividades.