La nueva posición de Alejandro gutiérrez en el PRI nacional lo convierte en uno de los principales cuadros políticos coahuilenses en la escena nacional

El priísmo de Coahuila vuelve a tener representación en las más altas esferas de su partido a nivel nacional: Alejandro Gutiérrez Gutiérrez será uno de los tres alfiles más cercanos a Manlio Fabio Beltrones.

La designación de Gutiérrez como Secretario Adjunto de la Presidencia del CEN del PRI denota la cercanía y confianza que Beltrones ha tendido hacia él.

Y es que, aunque otro paisano coahuilense, Julián Anzaldúa, fue designado Coordinador de Giras también del CEN tricolor, el cargo evidentemente no es tan relevante como el de AGG.

Entender la función de “La Coneja” es sencilla: verá todo. Será uno de los hombres que operará y tenderá puentes con los actores políticos y públicos del País con el Partido Revolucionario Institucional.

En el CEN priísta identifican su puesto como el enlace de las relaciones institucionales del CEN con el Gobierno Federal, Gobiernos Estatales y Municipales, así como asociaciones y  cámaras empresariales.

Ante esos puentes que podría tender, se coloca en una posición envidiable para cualquier político en el Estado.

En este mismo espacio lo apuntábamos hace un par de semanas: la posición que ocupa Gutiérrez lo convierte en uno de los principales cuadros políticos coahuilenses en la escena nacional. 
 
Ayer, Alejandro Gutiérrez reiteró que no se descarta para algún puesto público en un futuro, incluyendo la posibilidad de contender por la Gubernatura en 2017. 
 
A estas fechas, a más de 600 días de los comicios, al menos 10 personajes políticos de la entidad se han apuntado para contender para despachar en la oficina principal del Palacio Rosa. 

Los mensajes que han enviado distintos actores ubican a Gutiérrez como un contendiente que sin inmiscuirse tan a menudo en dimes y diretes locales, lo posicionan en el círculo rojo de la política nacional del PRI.

Aunque habrá que ver si su posición no se ve desaprovechada con alguna acción que mine su futuro político.

Habrá que recordar que otros coahuilenses como Humberto Moreira y Roque Villanueva vieron amainado su futuro profesional al protagonizar escándalos mientras ocupaban puestos en su partido de aún mayor calado que el que hoy ostenta Gutiérrez.

Probablemente en las próximas semanas veamos en la escena pública mayores gestos de fortaleza de otros actores políticos en la región.

La contienda hacia 2017 está abierta, y el paso que dio ayer Gutiérrez lo posiciona en unlugar de privilegio, veremos si otros buscan acortar distancia.