En esta fotografía de archivo del 3 de junio de 2004, la autora Mary Higgins Clark posa en su casa en Saddle River, NJ Clark, la incansable y reinante "reina del suspenso", falleció en paz anoche, el 31 de enero, a la edad de 92 años. Foto: AP
Mary Higgins Clark, la "reina del suspenso”, falleció en paz anoche, el 31 de enero, a la edad de 92 años, rodeada de familiares y amigos", anunció su editorial, Simon and Schuster.

La escritora estadounidense Mary Higgins Clark, conocida como la "reina del suspenso", muere a los 92 años de edad, según confirmó su editorial.

"Con profunda tristeza decimos adiós a la "Reina del suspenso" Mary Higgins Clark. Falleció en paz anoche, el 31 de enero, a la edad de 92 años, rodeada de familiares y amigos", anunció su editorial, Simon and Schuster.

Conocida como la "reina del suspenso", Mary Higgins Clark, nacida en Nueva York en 1927, con ocasión de una visita a Madrid para presentar una de sus obras - "No puedo olvidar tu rostro" - dijo que "el interés de la literatura de suspense y misterio es universal".

Mary Higgins Clark fue autora de éxitos tan significativos en el ámbito anglosajón como la novela "¿Dónde están los niños?" -de la que se vendieron más de cuatro millones de ejemplares- o "Acuérdate de mi" - con más de dos millones. Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine y la televisión.

Autora muy prolífica en el género policiaco, suspense y misterio, cada una de sus novelas se convirtió en éxito de venta en Estados Unidos y en varios países europeos.

Desde su primer éxito mundial “¿Dónde están los niños?” se convirtió en uno de los referentes del género de suspense. Escribió también varias colecciones de relatos, una novela histórica y dos libros juveniles. 

Su obra fue merecedora de los más prestigiosos premios y galardones nacionales e internacionales del género.

Sus últimos libros publicados en español son "No llores por un beso", "El último baile", "Mentiras de sangre", "Sé que volverás" y "Los años perdidos". 

La autora escritora Mary Higgins Clark (i) reacciona ante la llegada del Papa Benedicto XVI a la Catedral de San Patricio en Nueva York, Estados Unidos, 19 de abril. 2008. Foto: EFE

La "reina del suspenso”

Mary Higgins Clark, considerada la "reina del suspenso" de la literatura norteamericana, que murió anoche a los 92 años, fue autora de más de 50 libros, tuvo la capacidad de conectar con sus lectores y de ahí que, solo en Estados Unidos, se hayan impreso más de cien millones de copias de sus títulos.

La escritora tuvo fama por la tensión creciente en el ritmo que imprimía en sus novelas policíacas: "si estás leyendo mi libro, quiero que no puedas resistir el deseo de leer el siguiente párrafo. El cumplido más hermoso que uno puede hacerme es decir "Leí tu maldito libro hasta las 4 de la mañana, ahora estoy exhausto". 

Respondo entonces: "Bueno, tienes lo que pagaste".

"Nadie consiguió una conexión con sus lectores como Mary. Los comprendía como si fueran parte de su propia familia. Sabía lo que querían leer y, sobretodo, lo que no querían leer, y por ello conseguía sorprenderles con cada libro", ha comentado su editor Michael Korda.

Fue la muerte prematura de su esposo y su condición de viuda con cinco hijos lo que la empujó a ello. Después de varias telenovelas de radio y una biografía de George Washington, publicada pero sin éxito, es cuando decide embarcarse en el género de la intriga. Su primera obra, "¿Dónde están los niños?" (1975) no tardó en convertirse en un éxito de ventas.

En sus memorias, "Entre ayer y mañana (2003)", la que desde 1996 era la esposa del influyente empresario John Conheeney, aseguró que escribiría hasta su muerte porque si "gana la lotería, hace feliz un año, hacer lo que amas te hace feliz toda la vida".

Sus últimos libros publicados en español son "No llores por un beso", "El último baile", "Mentiras de sangre", "Sé que volverás" y "Los años perdidos". 

Dos de sus novelas fueron llevadas al cine: "¿Dónde están los niños?" y "Un Extraño te espía". Muchos de sus otros trabajos, novelas e historias también a la televisión.