Estaba deprimida. Paramédicos confirmaron la muerte de la menor; llevaba triste varios días.
La tragedia volvió a la familia Rodríguez Cepeda, pues el 3 de diciembre se cumplirá un año del suicidio de otro de sus hijos, José Miguel

La noche de ayer se registró el suicidio número 88 en la Región Sureste de Coahuila, en el que murió una pequeña de 14 años.

Desde las 2:00 de la tarde, los papás de Marissa la dejaron sola en su hogar de la calle 7, marcado con el número 771, de la colonia Miguel Hidalgo, pues él tenía que ir a trabajar a una planta, lo mismo que su mamá, a una plaza comercial.

A las 7:10 de la tarde, Marcelino, de 37 años, papá de Marissa, regresó a casa y encontró todas las luces encendidas, empezó a buscarla por cada una de las habitaciones, la encontró en el patio trasero colgada de un tendedero.

La tragedia volvió a su familia, pues el 3 de diciembre se cumplirá un año del suicidio de otro de sus hijos, José Miguel.

Paramédicos de la Cruz Roja y la Policía Municipal confirmaran el deceso.

Su papá recordó que Marissa había estado triste por problemas con quien supuestamente era su 
novio, hipótesis que le fue informada también al Ministerio Público de la Unidad de Investigación de Homicidios.

El cuerpo de la menor de edad fue llevado al Semefo, para que la necropsia determine las causas exactas del fallecimiento antes de que el cuerpo sea devuelto a la familia para su sepultura.