La canciller alemana, Angela Merkel, da un comunicado tras una reunión de gabinete en Berlín. Foto: EFE
Angela Merkel, canciller de Alemania, considera que es "necesario" imponer un toque de queda nocturno en todas las regiones que superen los 100 nuevos casos de personas enfermas de COVID-19 por cada 100,000 habitantes en siete días.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que es "necesario" imponer un toque de queda nocturno automático que afecte a todas las regiones que superen los 100 nuevos casos por cada 100,000 habitantes en siete días.

Merkel avanzó en una comparecencia las claves del nuevo proyecto de ley del Gobierno alemán aprobado este martes por el consejo de ministros, que restringe la capacidad de acción de los "Länder" (estados federados) e impone "duras restricciones" en las regiones con mayor incidencia acumulada, como toques de queda nocturnos, y limitación de los contactos interpersonales y de la actividad económica.

"La situación es seria", argumentó la canciller, que subrayó que el único objetivo de estas medidas es "sacar al país de la fase ascendente" de la tercera ola de la pandemia.

Esta unificación pretende aportar claridad, señaló Merkel, que consideró que el método consensual empleado hasta ahora por el que el Gobierno federal y los "Länder" pactaban todo "no vale" para "frenar y romper la tercera ola".

La canciller alemana, Angela Merkel, da un comunicado tras una reunión de gabinete en Berlín. Foto: EFE

Merkel señaló además que el Estado y los ciudadanos deben contribuir para "ayudar" a los sanitarios en hospitales y ucis: "No podemos dejarlos sólos con esta tarea hercúlea".

La normativa aprobada por el Consejo de Ministros, una reforma de la ley de Protección contra Infecciones, establece que el denominado "freno de emergencia" sea aplicado de manera automática y uniforme en el país en base a un criterio objetivo: una incidencia acumulada de 100 positivo nuevos por cada 100,000 habitantes en siete días.

A partir de esa cifra, la reforma contempla un toque de queda entre las 21.00 y las 05.00 horas y la limitación de los encuentros privados en espacios abiertos y cerrados a los convivientes y una persona de otro domicilio (sin contar los menores de 14 años).

También fija el cierre de la mayoría de comercios, recintos culturales y de ocio, así como la restauración, a excepción de establecimientos con artículos de primera necesidad, farmacias, gasolineras, librerías, floristerías y peluquerías.

Las clases presenciales en los centros educativos estarán condicionada a la realización de dos test de antígenos semanales, y la presencialidad se suspenderá en los distritos que superen una incidencia acumulada en una semana de 200 casos por cada 100,000 habitantes durante tres días sucesivos.

La reforma de ley propuesta obliga asimismo a los empleadores a ofrecer a sus trabajadores en modalidad presencial al menos un test semanal.

El proyecto de ley debe pasar -probablemente por procedimiento de urgencia- por el Bundestag (cámara baja), donde la mayoría que respalda al Ejecutivo hará que salga adelante sin dificultades, y luego por el Bundesrat (cámara de representación territorial), donde deberá lograr el "sí" de los "Länder".