El Granada sorprendió al Napoli en la Europa League/ EFE
Sin el 'Chucky' Lozano el equipo italiano no pudo superar los 16vos de final

No "Chucky" no party. El Napoli no puede sin el mexicano y quedó eliminado por el Granada en los 16vos de final de la Europa League. 

El equipo español sufrió una dulce derrota 2-1, sin embargo con su victoria en el juego de ida 2-0 consiguió su acceso a los octavos por global de 3-2. 

El Granada de Diego Martínez sobrevivió al empuje del Napoli y pese a recibir dos goles, del polaco Piotr Zielinski y del español Fabián Ruiz, selló el pase de ronda gracias a un autoritario cabezazo del Ángel Montoro.

Montoro, que fue amonestado y se perderá la ida de los octavos junto a Germán, anotó el momentáneo 1-1 en el minuto 25 y a partir de allí el Granada supo aguantar el asalto napolitano, también gracias a una monumental prestación del meta portugués Rui Silva, protagonista con tres paradas decisivas.

Una hazaña deportiva lograda pese al peor comienzo posible, pues el Napoli se adelantó a los tres minutos gracias a Piotr Zielinski y cogió gran confianza en sus opciones de lograr la remontada.

El equipo de Martínez tardó unos minutos en reponerse, pero finalmente sacó el carácter y, tras un gol anulado a Puertas por fuera de juego, logró el anhelado tanto fuera de casa por medio de Montoro, con un potente cabezazo a centro del francés Dimitri Foulquier.

La diana de Montoro, la segunda que logra esta temporada, aumentó el nerviosismo del Nápoles y la intensidad del partido. 

Al Granada le iban aumentando los problemas, pues tras la lesión del venezolano Darwin Machís en el calentamiento también tuvieron que retirarse por problemas físicos el francés Maxime Gonalons y el español Carlos Neva, quien salió entre lágrimas por un fuerte dolor muscular.

Pero el equipo de Martínez supo sufrir, encerrarse en su mitad de campo y contener el ímpetu del Nápoles, guiado más por la desesperación que las ideas tácticas.

La presión napolitana tuvo premio a la hora de juego gracias al 2-1 del español Fabián Ruiz, quien abrió una media hora final de tremenda exigencia para el Granada, con el Napoli que potenció a su delantera con su máximo goleador histórico, el belga Dries Mertens.

El cuadro andaluz se salvó ante una vaselina de Mertens nada más saltar al campo que salió alta y a un gol de cabeza del francés Tiemoue Bakayoko anulado por una clara falta ofensiva, y pudo contar con un Rui Silva decisivo.

El guardameta negó el gol al macedonio Eljf Elmas con una excelente intervención y lo repitió en el minuto 91 tras un cabezazo del argelino Faouzi Ghoulam, lo que frustró definitivamente el empuje napolitano y regaló al Granada una noche histórica. Con información de EFE