Foto: Especial
Los presuntos responsables del maltrato físico y sexual contra la menor, están desde principios de septiembre en prisión preventiva

PUEBLA.- Yaz es una niña de tan sólo siete años que fue víctima de abuso sexual en su propia casa, cuando las autoridades lograron rescatarla del maltrato y violencia que vivía les pidió no la curaran y la dejaran morir. Este caso se registró en Puebla.

De acuerdo con el secretario de Salud, José Antonio Martínez, la niña necesita una operación debido a que le tienen que reconstruir el tránsito intestinal; sin embargo, la pequeña insiste en la dejen morir.

El parte médico detalla que la niña tiene el intestino por fuera y continúa en terapia intensiva, aunque estable.

Foto: Especial

El caso de Yaz se dio a conocer el pasado 21 de agosto cuando ingresaron a la menor al hospital La Margarita del IMSS, ubicado en la capital poblana, con lesiones típicas de agresiones físicas.

La pequeña presentaba un pulmón dañado por los golpes que había recibido, quemaduras por cigarro en el cuerpo y llagas que le salieron después de que no la cuidaran como deberían tras una operación por daños intestinales en abril.

Hay que destacar que los presuntos responsables del maltrato físico y sexual contra la menor, están desde principios de septiembre en prisión preventiva por los cargos de “violencia familiar y abandono contra su hija”.

El Guardián

El Guardián es un diario de Saltillo, Coahuila dedicado a informar sobre los acontecimientos policíacos de la ciudad y el mundo.