Foto: Archivo
Mario Alberto es el nombre del conductor de la unidad 103 de la Ruta 5B

La semana anterior, una joven saltillense presentó una denuncia ante las autoridades competentes al haber sido víctima de acoso sexual por parte de un chofer de la ruta 5B del transporte urbano, y aunque inicialmente la joven arquitecta recibió la certeza de que se daría de baja a su agresor por ser reincidente en quejas, asegura que solo se le multó por no detenerse cuando la joven se lo indicó, también por no darle lo equivalente a su cambio.

Ana manifestó su indignación ante la indiferencia de las autoridades, pues el mismo director de Transporte, Sigfrido Macías, aseguró se cesaría al conductor, sin embargo, este lunes recibió la notificación de que solo se sancionó de forma monetaria a su agresor, quien continúa en la misma ruta, en el mismo camión.

“El miércoles fue la junta con el chofer, pero no me avisaron nada, el lunes hablé y la licenciada Ana Karla anunció que se dio la junta y que ahí el chofer negó todo y no le pudieron tomar una medida administrativa. Solo lo multaron porque no me bajó donde yo le indiqué la parada y por traer escondida la identificación, o sea, no lo van a multar por el acoso sexual ni por haber robado mi dinero” mencionó.

 

Al temer por su integridad, dijo que sus representantes legales iniciarán con una solicitud ante el Ministerio Público para que se le retire su tarjeta de circulación por medio de una sentencia a su favor.

“No lo van a suspender como chofer, pero sí de la ruta por lo menos, esa es una de las dos rutas que utilizo en el día a día, entonces me lo puedo encontrar, puedo ser revictimizada o puedo tener represalias por el proceso que estoy llevando a cabo”, advierte.

Dijo que el Instituto Municipal de Transporte “la está dejando tirada” diciendo “hazle como quieras”, pues ya aplicó una sanción por parte de las quejas que interpuso, pero no la más fuerte, la del acoso sexual que vivió a bordo de la unidad.

“La verdad me desesperé, hoy en la mañana tuve que venir allá por el centro de la ciudad, tarde 40 minutos más porque tengo que evitar activamente a mi agresor porque nadie está haciendo nada, me enoja, me frustra y no es nada más mi caso, el tipo no me está acosando solamente a mí, sino a muchas otras personas, pero soy la única que le está diciendo, el MP parece que me pone las manos atadas a  mí pero qué hago yo para defenderme, necesito que me ayuden y no lo están haciendo” comentó.