Extradición. Envío de Miguel Ángel Treviño Morales, “El Z40”, a Estados Unidos, en julio de 2018.
Colaborador de El Universal escribe novela sobre uno de los fundadores de los Zetas
Me encantaría que el Presidente le echara una leída, por lo menos para que amplíe sus dudas en ciertos sectores”.
Ricardo Raphael, escritor.

CDMX.- “Si la persona con la que yo hablé dijo la verdad, muchos mintieron”, advierte el periodista y escritor Ricardo Raphael antes de revelar el origen de su primera novela de no ficción, “Hijo de la guerra”. Su llamada de atención cobra dimensiones dantescas cuando asegura que, para realizar este libro, entrevistó a una persona que se hace llamar Galdino Mellado Cruz, un cofundador del grupo delictivo “Los Zetas” y a quien el gobierno dio por muerto en 2014.

“Nos han mentido tanto en esta historia (del narcotráfico), ha sido tan teatral y ha estado tan maquillada que es difícil, a estas alturas, saber qué es cierto”, dice el autor.

La publicación de Ricardo Raphael, disponible a partir de esta semana bajo el sello de Seix Barral, es el fruto de las conversaciones que mantuvo con el presunto “Z-9” en el reclusorio de Chiconautla, en el Estado de México. El delincuente habría entrado a esa cárcel con otro nombre para mantener bajo perfil: Juan Luis Vallejos de la Sancha.

El libro del también colaborador de El Universal es protagonizado por el mismo y Galdino Mellado y explora el origen de la violencia que México vive. El autor admite que el proyecto inició como un reportaje de investigación, pero que tuvo que acudir a la literatura al no poder corroborar todo lo que le informó el “muerto viviente”.

¿Cómo se entera de Galdino Mellado Cruz?

-Un buen amigo me dijo que había estado en Chiconautla y que ahí había una persona que decía ser fundador de “Los Zetas”. Fui a buscar el expediente judicial a Chiconautla y en efecto daba fe de que Galdino Mellado Cruz -o Juan Luis Vallejos de la Sancha- nombre que él utilizaba en la cárcel— había sido procesado en diciembre de 2010 y que en esa cárcel lo encontraría.

¿Es posible que sí sea él?

-Yo estuve con él en esta prisión entre 2015 y 2016, pero si recurres a internet hay un sinnúmero de notas que dicen que Galdino Mellado Cruz murió en mayo de 2014. ¿Cómo es posible? [Su] expediente dice que es el “Z-9”, pero Tomás Zerón y Alejandro Rubido dijeron que lo encontraron solito y muerto en una casa de seguridad en Reynosa. Si la persona con la que yo hablé dijo la verdad, muchos mintieron. Alrededor de la historia de “Los Zetas” hay tantas cosas extrañas que cabe suponer que (hablé) con un muerto vivo.

¿Usted trató de cuestionar a las autoridades por la muerte de esta persona?

-Sí, pero... Quien anunció su muerte fue Tomás Zerón, el mismo que fabricó lo del basurero de Cocula. En mayo de 2014, Zerón de Lucio da por muerto a Galdino Mellado Cruz en circunstancias extrañísimas; para noviembre ya estaba inventándose lo de Ayotzinapa y Cocula. Supondrán que yo no tenía mucho interés por ir a preguntarle a Tomás Zerón, preferí fuentes documentales.

¿Por qué una novela?

-Debo decir que ésta es una novela de no ficción por parte del periodista, pero yo no puedo asegurar que sea una novela de no ficción por parte de Galdino Mellado Cruz. Lo digo en otros términos: el periodista hizo todo lo posible por corroborar la información y aun así hay muchas cosas que este hombre contó, que, si bien parecieran verosímiles, no podría asegurar yo que no son ficción.

¿Con qué le gustaría que se quedaran los lectores de su novela?

-Uno hace esto no sólo para denunciar, sino para ofrecer conciencia. Nosotros, los periodistas, los escritores, somos la serpiente que le entrega la manzana a Eva. Una vez que Eva agarra la manzana, ella no puede ser la misma. Éste es un libro manzana: le entrega al lector posibilidades de saber en qué mundo está viviendo.

¿Hay algo que haya quedado pendiente en su libro?

-Me hubiera encantado entrevistar a otros “Zetas”, pero está prohibido. Si queremos acercarnos al origen del mal, tenemos que hablar con ellos, pero son bultos escondidos del ojo público.

Dijo que el proyecto inició como un reportaje, ¿pero está orgulloso del trabajo final?

-Sí, creo que éste es el mejor libro que pudo haber salido de mi pluma en estas épocas, y abre un nuevo ciclo de actividad laboral. Quiero [dedicarme] a la injusticia de la justicia: aproximarme a la cárcel, a los jueces, a los expedientes judiciales. (En estas páginas) está parte de la explicación que estamos buscando sobre la violencia, declaró sobre su obra el escritor.