Foto: Especial/Marte oculto por la Luna
El satélite, en fase menguante estos días, pasará cerca de ellos a medida que se desplaza hacia el este

En los próximos días, el firmamento ofrecerá la oportunidad de apreciar cómo la Luna se desliza entre Marte, Júpiter y Saturno. Los tres planetas están actualmente alineados en la bóveda celeste, evento que se puede apreciar a simple vista -aunque con la ayuda de unos prismáticos o un telescopio el espectáculo es mayor. Para ello hace falta dirigir la mirada hacia el sureste. Los astros se acercarán visualmente durante las próximas semanas.

El satélite, en fase menguante estos días, pasará cerca de ellos a medida que se desplaza hacia el este. El evento se dará entre el 18 y el 20 de febrero, cuando la Luna visite a cada uno de estos astros. Ocurrirá durante la madrugada, justo antes de la salida de Sol, y facilitará encontrar a los planetas en el cielo nocturno.

 

Marte, el más alto en la bóveda celeste, será el primero al que se acerque el satélite el día 18. A la madrugada siguiente la Luna habrá avanzado hasta quedar entre el planeta rojo y Júpiter. El día 20 continuará su descenso por el cielo hasta acercarse a Saturno. Finalmente, desaparecerá por el horizonte cuando llegue a ser Luna nueva el 23 de febrero.

Los observadores de gran parte de América del Norte y Central podrán ver como la Luna tapa a Marte a lo largo de su recorrido al pasar entre el planeta y la Tierra. Es un fenómeno conocido como ocultación. Desde España observaremos cómo pasa muy cerca, pero no lo suficiente para ocultar al planeta rojo.

A la hora de observar eventos nocturnos cuanta menos luz ambiental, mejor. Una recomendación básica es alejarse de los núcleos de población. También hace falta dejar que los ojos se acostumbren, lo que puede llevar unos minutos. Y contra el frío, un buen abrigo.

Aunque también existe la opción de ver el fenómeno desde la pantalla del ordenador. Un simulador interactivo de la bóveda celeste se puede encontrar en la página web www.heavens-above.com. Los ajustes situados en la esquina superior derecha permiten seleccionar el punto geográfico del observador con el fin de representar el cielo que vería si alzara la vista por la noche. O también se puede aprovechar para seleccionar otro lugar del globo y apreciar un firmamento diferente.

Con información de La Vanguardia