Pedro Sánchez visitó a su homólogo mexicano López Obrador | Foto: EFE
El presidente del gobierno español cuestionó la legitimidad de Nicolás Maduro al producir migración forzada o exilio de cientos de venezolanos que huyen de su país

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, cuestionó la legitimidad de Nicolás Maduro cuando se produce la migración forzada o el exilio de cientos de venezolanos que huyen de su país.

“Estos días en Venezuela ha vuelto estar en la primera línea de la atención pública con múltiples argumentos, pero hay uno que no emite réplica y es el del exilio”, dijo al comparar la situación en Venezuela con el fenómeno migratorio que vivió España hace 80 años durante la dictadura franquista.

Durante su conferencia magistral “México Tierra de acogida: 80 años del exilio español”, Sánchez Pérez-Castejón afirmó que ningún gobernante tiene legitimidad cuando sus ciudadanos se ven obligados a marcharse de su país sin importar las razones doctrinales o los intereses que estén en juego.

La migración forzada, agregó, o el exilio son inaceptables y no son insostenibles al ser la democracia, no solo un sistema electoral, sino también una forma de respetar las minorías y que permite a sus ciudadanos establecer un proyecto de vida autónomo y libre. 

“Si esos ciudadanos tienen que marcharse en busca de de un plato de comida o en busca de libertad como lleva años pasando en Venezuela la democracia se revienta el 1939 fue en España”, agregó. 

Asimismo, señalo que en el 2019 existe una fuerte presencia del exilio en distintas partes del mundo como en Siria, donde huyen de la guerra; África, donde escapan del hambre y en Venezuela que huyen de un régimen hostil.

“Son personas seres humanos que abandonaron su casa que dejaron atrás a veces aquí nos llamaban sus familias a sus hijos que arriesgan su vida que no saben si volverán a tocar con los dedos en la tierra en la que nacieran son personas y no actores de un juego de estrategia son seres humanos y no tienen código de barras no son intercambiables”, dijo.

El mandatario español, aprovechó la oportunidad para agradecer a México la acogida de miles de españoles que salieron de su país natal para ser recibidos en nuestro país. “Por eso la deuda de España no puede ser pagada, porque en ese trance terrible que fue el exilio los recibió con los brazos abiertos”. 

Ante la presencia del canciller, Marcelo Ebrard, Sánchez Perez-Castejón reconoció que México sigue siendo un país de acogida de la que es posible enamorarse, al ser una tierra en la que incluso cuando se llega huyendo de una persecución o de la miseria, resulta consoladora; por lo que ningún muro habrá de cambiar eso.