La compañía está investigando cómo es que la mascota de una familia estadounidense, que debía ser transportada por avión a Kansas City, llegó a Japón
Foto: Tomada de Internet

Kara Swindle y sus dos hijos volaron de Oregon a Kansas City, Missouri, el martes en un avión de United.

Cuando fueron a la sección de carga a recoger a su perro Irgo, un pastor alemán de 10 años, les entregaron un gran danés. Fue ahí cuando la familia supo que su mascota fue colocada en un avión rumbo a Japón, a donde se supone que debía viajar el gran danés.

 

Foto: Tomada de Internet

Representantes de la empresa en Japón pusieron a Irgo en un vuelo de regreso a Kansas City. Se desconoce cuándo iba a llegar a Estados Unidos.

Esta odisea se conoce después de que United reconociera que otro perro falleció porque la tripulación ordenó que viaje entre el equipaje de mano en un vuelo de Houston a Nueva York.

Con información de AP