Consecuencias. Graves pérdidas para la industria representa el cierre de carreteras; la 57 ha sido cerrada en 2 ocasiones en menos de un mes. ARCHIVO
Afectaciones por cierres significan millones de dólares: Conatram

Luego del impacto que las últimas lluvias han dejado en las carreteras de la región, el delegado de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), Adolfo Galán García, hizo un llamado al Gobierno Federal para voltear a ver las carreteras y que les dé la importancia que merecen, “porque son las vías bajo las cuales se alimenta la economía”.

Galán García añadió que hay afectaciones en la cadena de suministro porque el transporte de carga es el que lleva materia prima y productos terminados de un punto “A” un punto “B”, lo que provoca retrasos en las líneas de producción.

“Evidentemente todas estas situaciones nos impactan, incluso en millones de dólares para lo que es la industria”, advirtió.

Evidentemente todas estas situaciones nos impactan, incluso en millones de dólares para lo que es la industria”.
Adolfo Galán García, delegado regional de la Conatram

Aunque añadió que ahorita está la baja la producción en la industria automotriz, indicó que ello no quita que se sigan fabricando vehículos, y cualquier material que no llegue a tiempo impacta al cliente y en las finanzas.

Actualmente son más de mil unidades diarias las que circulan por esta región, principalmente por la carretera 57 utilizando el entronque Carbonera para llegar a la carretera Saltillo-Monterrey, mientras que en temporada alta llegan a ser entre 2 mil a 2 mil 600 unidades diarias de ida y vuelta.

Agregó que los deslaves que se presentaron en Los Chorros inhabilitaron 36 horas la carretera de ida y vuelta, mientras que otros deslaves, aunque se corrigieron en la carretera Monterrey-Saltillo, tuvieron también un impacto de 18 horas.

Existen también cierres intermitentes en las carreteras ante pequeños deslaves y las autoridades detienen la circulación para hacer los análisis correspondientes y ver que no exista un elemento de riesgo para los automovilistas, dijo.

En el caso del transporte de carga que llega a Saltillo, trae principalmente componentes para la industria automotriz y en particular las armadoras, así como para las empresas satélites de este sector productivo que son proveedores de firmas trasnacionales y locales; mientras que en menor medida son productos alimenticios.

Finalmente, comentó que se carece de una política o acciones de carácter preventivo en las carreteras, por lo que siempre se tiene que llegar al semáforo rojo para seguir con lo correctivo que tiene mayor costo.