Wall Street rebotó este viernes tras registrar en la víspera su peor jornada desde 1987 / Especial
La volatilidad hoy baja en torno al 10 por ciento según el índice Vix

Las acciones en el mercado de Estados Unidos han tenido su mayor incremento desde el 2008 después de que el presidente Donald Trump decidió unirse a otros líderes mundiales dandole seguridad a inversores al incrementar los esfuerzos para proteger la economía de una caída por el coronavirus.

Wall Street rebotó este viernes tras registrar en la víspera su peor jornada desde 1987 y el Dow Jones, su principal indicador, llegó a subir en la apertura un 4.50 por ciento ante las expectativas de que los legisladores y el Gobierno de EU aprueben un paquete de medidas económicas para paliar el impacto del COVID-19.

El S&P subió más de un 9%, dándole un respiro al que fue el peor día para las acciones desde hace más de 3 decadas, mientras Trump declaró emergencia nacional para combatir el virus, ofreció apoyó por los precios de la energía y aseguró que el sector privado ayudará para expandir las pruebas del virus. 

Al comenzar la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones llegó a dispararse un 6 por ciento pero después se moderó rápidamente y media hora después subía un 2.92 por ciento 0 619 puntos, situándose en unos 21.820, impulsado por las firmas Boeing (8.58 por ciento), JPMorgan Chase (7.55 por ciento) e Intel (7.60 por ciento).

El índice compuesto Nasdaq, que reúne a las tecnológicas más importantes, avanzaba un 3.48 por ciento o unos 250 puntos, hasta 7.452 enteros.

Las palabras del mandatario dieron optimismo a los inversores al sumarse a las acciones de apoyo de la Reserva Federal de comprar 37 billones de bonos.

La volatilidad hoy baja en torno al 10 por ciento según el índice Vix, y además el selectivo S&P 500, que ha encendido su mecanismo de “cortocircuito” dos veces en Wall Street esta semana por caídas del 7 por ciento durante las operaciones, esta mañana ha hecho lo propio por lo contrario: por dispararse un 5 por ciento durante las negociaciones de futuros.

Por sectores, las mayores ganancias eran para las empresas financieras (5.67 por ciento) y tecnológicas (4.69 por ciento).

El precio del petróleo también subió cuando el presidente Trump dijo que los Estados Unidos comprarían más producto para mantener reservas estratégicas. El precio del dólar subió y el mercado mostró signos de calma. Los precios de metales preciosos bajaron, junto con la plata un 9%, mientras que el paladio terminó con un récord de la peor semana en su historia del mercado.

Especial

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años ascendía al 0.983 por ciento; el oro se deslizaba a 1.573 dólares la onza y el dólar ganaba terreno ante el euro con un cambio de 1.1124.

Después de días sin acciones por parte del gobierno, las nuevas políticas y prescripciones de EU llegaron este viernes, sumandose a las medidas de emergencia adoptadas por gobiernos de la Unión Europea y China, cuyo banco central invirtió 79 billones de dólares para reimpulsar la economía.

Otros mercados permanecieron en niveles volatiles, como el japones, donde el yen cayó. Los bonos soberanos fueron a la baja en la mayoría de los mercados europeos por segundo día en medio de las críticas del Banco Central Europeo contra las medidas adoptadas para la pandemia. El dólar se encamina a tener su mejor semana desde el 2016.

Pero aún con las ganancias de este viernes, las acciones globales tuvieron su peor semana desde el 2008 con inversiones a la baja en medio de un mercado global severamente debiltado. Los casos de contagio incrementan alrededor del mundo y las restricciones en personas y negocios pesan en la bolsa.

"Parece que mientras más severa se vuelva la situación en corto plazo, las respuestas a la política fiscal y monetaria serán más extremas", escribió a sus inversores Mark Doding, jefe de inversiones de BlueBay Asset Management. 

"Es muy probable que el impacto de estas medidas nos golpee hasta que vuelva a activarse el mercado, con grandes demandas llevandonos a una recuperación ultra cargada en la segunda mitad del año mientras que nos enfrentamos a una contracción económica en el contexto de la primera mitad".

Con información de Bloomberg y López-Dóriga